Condes de Gabia se renueva con los galgos de Amezcua y fondos propios

  • La selección de obras de los ochenta de la colección de la Diputación podrá verse hasta junio

El Palacio de los Condes de Gabia de Granada ha renovado por completo su oferta expositiva con dos nuevas muestras que se estrenaron ayer: No son galgos de Amezcua, en la sala Ático, y De cuando el entusiasmo, en la sala Alta, que permanecerá expuesta hasta el 16 de junio, cuando se planea el traslado de la colección del Centro José Guerrero por el inicio de las obras de reforma de sus instalaciones.

No son galgos es el título de la muestra de José Antonio García Amezcua, quien señaló en el acto de presentación que la finalidad es que "esa sensibilidad que produce este animal" fuera posible "extenderse" al público general gracias a esta exposición, catorce lienzos de gran formato, tres esculturas y una colección de sus bocetos. "Se trata de una selección de obras de esta serie en la que llevo trabajando desde 2006 y que está determinada sobre todo por el dibujo", explicó el autor.

El diputado de Cultura, José Antonio González Alcalá, se mostró especialmente satisfecho con la muestra del pintor accitano, que se podrá visitar hasta el próximo 19 de mayo en Condes de Gabia. "El artista analiza la anatomía y el movimiento" del galgo y además "dialoga con el animal a través de la mirada y la expresión" en unas pinturas y esculturas en las que "hay vida, hay sentimiento y diálogo", señaló el diputado.

Un piso más abajo, en la Sala Alta de los Condes de Gabia, se expone hasta el 16 de junio De cuando el entusiasmo, una muestra de la apuesta de la Diputación por el arte contemporáneo en los años ochenta. Con el objetivo de renovar el repertorio iconográfico de lo granadino, se creó la colección Granada de fondo, de la que ha nacido esta exposición que sigue más un criterio cronológico que temático, tal y como explicó el técnico de la Diputación responsable de la misma, Paco Baena.

La muestra cuenta con 34 piezas, la mayoría de gran formato, con una nómina de artistas representados que incluye a los "maestros canónicos que así mismo reconocían los protagonistas", en palabras de Baena: a José Guerrero, del que se expone la "fascinante" La Brecha III, y Luis Gordillo.

También hay obras de algunos autores de la generación de este último que estaban en plena madurez en los ochenta y también influyeron en los más jóvenes como Eduardo Arroyo, Joan Hernández Pijuan, Jordi Teixidor o, aquí en Granada, Miguel Rodríguez Acosta.

Además, figuran representantes muy significativos de la década de los ochenta como Miguel Ángel Campano, Soledad Sevilla, Guillermo Pérez Villalta, Ferrán García Sevilla, Frederic Amat, Juan Uslé o los "jovencísimos en aquel momento" Curro González y Perejaume.

Capítulo especial es el del panorama granadino que está integrado en la exposición con grandes telas de Vicente Brito, Julio Juste y Juan Vida, y una serie de obras en papel, de menor formato, firmadas por Pablo Sycet, Alfonso Medina, Pedro Garciarias, Claudio Sánchez Muros, Santiago Ayán, Alejandro Gorafe y el fallecido en fechas recientes Valentín Albardíaz.

Estas muestras "prosiguen la programación ordinaria de la delegación de Cultura y vienen a ser la continuidad de la magna exposición sobre el Barroco granadino", explicó el diputado de Cultura, quien hizo hincapié en el "referente cultural y artístico" que para la provincia suponen las exposiciones del Palacio de los Condes de Gabia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios