El Coro Rociero de Castril se instala en la sede del Centro Saramago

  • El nuevo equipo de gobierno borra la placa del Nobel portugués y la sustituye por otra inscripción que conmemora la inauguración de la Escuela de Música en el mismo espacio

Comentarios 2

La sede de la Fundación Centro Saramago combina el Ensayo sobre la ceguera con la Salve rociera. El pasado mes de octubre, el alcalde de Castril, Miguel Pérez (Agrupación de Electores Independientes Nuevo Castril), inauguró con una placa la sede de la Escuela de Música y Coro Rociero, justo en la fachada del centro cultural, borrando de paso la inscripción de la Biblioteca José Saramago, que junto a la sala de exposiciones conforma el núcleo del proyecto que nació en 2004.

Por otro lado, la Diputación de Granada insiste en exigir las cuentas de la Fundación Saramago como respuesta a la petición de Pilar del Río, viuda del Nobel portugués, de darse de baja como vocal y que deje de usarse el nombre del escritor.

El portavoz de la institución provincial, José Torrente (PP), difundió ayer un albarán por valor de 4.800 euros como la prueba del "despilfarro" del exalcalde de Castril, dinero utilizado según el portavoz popular para pagar el convite de boda entre Pilar del Río y José Saramago, que en anteriores comunicados cifraba en 9.000 euros. Sin embargo, Juan Mar defiende que ese albarán corresponde al aperitivo que se sirvió en la presentación de la Cátedra José Saramago de la Universidad de Granada, por lo que la UGR -gobernada por entonces por David Aguilar- es la institución que debería hacerse cargo de la factura. "Además es una cifra que está inflada porque el aperitivo se pactó en unos 1.000 euros", resalta el exalcalde y todavía gerente de la Fundación Saramago. "No puede ser que alguien haga aparecer albaranes y no facturas que no están firmadas ni aceptadas por la gerencia del centro".

En cuanto a la polémica de las cerraduras del Centro Saramago, el concejal de Cultura de Castril, Javier Dengra, admitió que cambió las llaves del centro tras las pasadas elecciones y que entregó una copia de las llaves de la Fundación Saramago al cuñado de Juan Mar, propietario de una empresa de fertilizantes. En opinión del exalcalde y gerente de la Fundación, "suena a chiste y se trata de una ilegalidad porque la sede estaba cedida legalmente a una institución de la que forman parte el propio Consistorio, la Diputación de Granada y la Universidad". Es la razón que plantea Juan Mar para no presentar la documentación que le pide la Diputación. "Han pasado ya muchos meses desde este episodio y cuando vuelva a entrar en la Fundación lo haré acompañado de un notario porque no sé lo que me puedo encontrar", continuó.

Por su parte, el actual alcalde de Castril (que gobierna en coalición junto a PP e IU) insistió en que el Ayuntamiento está con Saramago y la familia de Pilar del Río, oriunda del municipio, pero acusó a su antecesor en el cargo de una "nefasta gestión" que, en su opinión, debería aclarar por si se ha hecho "mal uso del dinero público".

Y en el cruce de declaraciones de ayer, Jesús del Río, hermano de la viuda del premio Nobel y portavoz de la familia, insistió tras escuchar a unos y otros en que la decisión de abandonar el centro de Castril es "firme" y que no cabe marcha atrás por la difusión de "insidias y falsedades".

Antes

después

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios