80ª edición de los premios de la academia de Hollywood

España en los Oscar

  • Javier Bardem y Alberto Iglesias quizá se sumen esta noche a la no muy extensa nómina de cineastas españoles que pueden presumir de estatuilla dorada

Su idea de la piedad es ofrecer a sus víctimas la oportunidad de jugarse su vida a cara o cruz. Tiene los ojos muy abiertos, pero en ellos no hay asombro ni interés, porque no sufre, no ríe, no siente. Así es Anton Chigurh, el asesino que puede darle esta noche a Javier Bardem el primer Oscar de la Historia para un actor español.

Aunque su presencia es indispensable en el último trabajo de los hermanos Coen, No es país para viejos, el intérprete español lucha por el premio al Mejor Actor de Reparto (la decisión de la categoría en la que sitúan a los actores no corresponde a la Academia de Hollywood, sino a las productoras), un galardón que, a la vista de lo ya cosechado (un Globo de Oro, un Bafta, el premio del Sindicato de Actores y numerosos reconocimientos de las asociaciones de críticos), parece tener al alcance de la mano.

En su segunda nominación al Oscar (en 2001 fue candidato, en la categoría principal, por Antes que anochezca, aunque Russell Crowe se llevó la estatuilla por Gladiator), Bardem compite con Casey Affleck, Philip Seymour Hoffman, Hal Holbrook y Tom Wilkinson.

Bardem pasa las últimas horas previas a la gala con nervios pero con gran ilusión, consciente de que ésto no es algo "que se viva todos los días". Para el actor, haber trabajado con los hermanos Coen ha sido ya "un milagro". "Rodar con ellos es una fiesta, son gente que nunca renuncia al placer de trabajar", aseguró Bardem, quien reconocí que se está esforzando en "guardar distancia" con los acontecimientos: "Esta actitud es la que me permite proteger lo que realmente importa, que es mi trabajo".

alberto iglesias. Con "bastantes posibilidades". Así viaja a Hollywood el compositor español Alberto Iglesias, candidato al Oscar por la banda sonora del filme de Marc Foster Cometas en el cielo. Es su segunda nominación tras su selección por El jardinero fiel hace dos años (le arrebató el premio Gustavo Santaolalla con Brokeback Mountain), cree que esta noche se impondrá a Dario Marianelli, James Newton Howard, Michael Giacchino y Marco Beltrami.

Las favoritas. No es país para viejos es además una de las favoritas de esta edición de los premios de la Academia de Hollywood. El filme de los Coen, un desolador thriller basado en la obra homónima de Cormac McCarthy, opta a ocho estatuillas (Película, Dirección, Guión Adaptado, Montaje, Fotografía, Edición de Sonido y Efectos de Sonido, además de Actor de Reparto), y con ella Ethan y Joel Coen (que firman el guión y la dirección de la cinta) podrían al fin triunfar en una cita en la que hasta ahora sólo se han llevado una estatuilla por el guión de Fargo.

Pero no lo tendrán fácil. En su camino se ha cruzado Pozos de ambición, un drama de Paul Thomas Anderson ambientado a principios del siglo XX y centrado en el despiadado empresario petrolífero al que encarna Daniel Day-Lewis. Anderson, que recogió el pasado fin de semana el Oso de Plata del Festival de Berlín por la dirección de Pozos de ambición, ha logrado, al igual que No es país para viejos, ocho nominaciones a los Oscar (Película, Dirección, Guión Adaptado, Mejor Actor, Montaje, Fotografía, Dirección Artística y Edición de Sonido).

Salvo sorpresa, entre las dos se repartirán los grandes premios de la noche. Junto a No es país para viejos y Pozos de ambición, por el galardón a la Mejor Película compiten el drama basado en una novela de McEwan Expiación, de Joe Wright (siete nominaciones); el thrillerMichael Clayton, protagonizado por George Clooney y firmado por Tony Gilroy (siete), y la comedia de Jason Reitman Juno (cuatro).

La lista de candidatos a la Mejor Dirección es casi idéntica a la lista de seleccionadas a la Mejor Película, salvo por la ausencia de Wright, sustituido por Julian Schnabel, autor de La escafandra y la mariposa.

Actores y actrices. Si Bardem parte con cierta ventaja en la categoría de interpretación masculina de reparto, Daniel Day-Lewis lo tiene incluso mejor, al menos a priori, en la categoría principal, aunque el Globo de Oro y el Bafta puede que no sean suficientes para vencer a George Clooney (Michael Clayton), Johnny Depp (Sweeney Todd, de Tim Burton), Tommy Lee Jones (En el valle de Elah, de Paul Haggis) y Viggo Mortensen (Promesas del este, de David Cronenberg), sus compañeros y rivales.

En el apartado femenino, destaca el doblete de Cate Blanchett, protagonista de Elizabeth, la edad de oro (ya fue nominada por Elizabeth, su antecesora) y secundaria en I'm not there, aunque nadie se ha llevado nunca dos premios de interpretación el mismo año. En la categoría principal, a Blanchett la esperan Julie Christie (ganadora del Globo de Oro en Drama), Marion Cotillard (un Globo de Oro en Comedia o Musical y un Bafta), Laura Linney y Ellen Page. En la de reparto (apartado en el que ya triunfó con El aviador) se las verá con Ruby Dee, Saoirse Ronan, Amy Ryan y Tilda Swinton.

La ceremonia. Durante semanas se temió que el gran evento cinematográfico del año corriese la misma suerte que los Globos de Oro, reducidos a una triste rueda de prensa por la huelga de guionistas que paralizó la producción fílmica y televisiva estadounidense durante tres meses. Por suerte, hace unos diez días se firmó la paz y esta noche el Teatro Kodak de Los Ángeles acogerá la gala, con su alfombra roja y todo su oropel y presentada, por segunda ocasión, por el showman norteamericano Jon Stewart, muy popular por el informativo satírico en el que cada día le da un buen repaso a los políticos y personajes públicos de su país.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios