El viajero apasionado

Gerona a golpe de clic

  • La localidad catalana es un nuevo lugar de vacaciones para los granadinos gracias a la compañía de bajo coste Ryanair, que ofrece desde hace un mes una línea de vuelos directos

Más de 990 kilómetros y más de 10 horas de viaje en coche, tren o autobús, a tan sólo una hora y cuarto de avión y un golpe de clic. La compañía Ryanair ha simplificado tanto el desplazamiento de Granada a Gerona que, desde hace casi un mes, ha convertido la provincia catalana en un destino turístico más de Andalucía Oriental. Y por tan sólo 50 euros -de media- el billete de ida y vuelta.

La oferta de la compañía aérea de bajo coste y los múltiples encantos turísticos de Gerona, prácticamente desconocidos para el gran público frente a los de un destino como Barcelona, hace de este ángulo obtuso formado por la frontera francesa y el Mediterráneo un lugar idóneo para disfrutar un fin de semana.

Los acantilados de la Costa Brava, los castillos de los numerosos pueblos que conservan su pasado medieval, la excelente gastronomía o un legado artístico de un abanico tan amplio que comprende desde las sobrias iglesias románicas a la espectacular excentricidad del museo Dalí.

La capital, Gerona, es una ciudad hecha para perderse por sus calles estrechas y las numerosas escalinatas que la trepan una ciudad para ir encontrando esquinas que sorprenden al viajero con el encanto oscuro que dibujo en ellas el medievo.

La Rambla es el corazón de Gerona, que hacia el lado izquierdo, cruzando por el puente de Eiffel, presenta el pulso de una urbe moderna. Si se toma la dirección contraria, a través de las calles que enlazan la arquería de la Rambla con la antigua Vía Agusta, se descubre un urbanismo por el que transita el ritmo de la historia.

Es en esta parte de la ciudad, la que se asciende por la colina, donde el visitante puede encontrar edificios como el de la antigua casa gótica que hoy es un espacio expositivo conocido como La Fontana de Oro o el maravilloso espacio del Museo de los Judíos. Este rincón del pasado sefardí de Gerona ha convertido la ciudad en un espacio de peregrinación para los seguidores de esta religión.

Hubo que aguardar a la iniciativa de un particular, José Tarrés, y esperar a mediados de los setenta para que la ciudad fuese consciente de su pasado judío, hoy explotado como atractivo turístico que ha convertido a Gerona en una de las ciudades de la luz para los judíos. Hasta el museo acuden muchos fieles que leen a través de los muros oscuros cubiertos de yedra del patio del inmueble las enseñanzas de la escuela mística que albergaron hace tiempo.

La Catedral de Gerona es otro de los espacios que atraparán al viajero. La magia melancólica y romántica que envuelve al templo es especialmente subyugante al contemplarlo tras subir las escaleras principales o las del acceso lateral.

Con una nave que fusiona el estilo gótico y el románico, más una portada barroca y un espectacular claustro románico, la Catedral es un híbrido de estilos que remite a periodos muy diferentes del pasado de la ciudad.

El rico comercio de la Calle Ciudadanos o antigua Vía Augusta, y un amplia ofreta de locales emblemáticos o de moda, como Bistrot -retratado en el libro y la película Soldados de Salamina- o La Lola, completan la oferta de ocio de la ciudad.

Pero los alicientes para volar hacía Gerona superan con creces los límites de la capital. Besalú, con su espectacular puente románico o los únicos baños judíos que se conservan en España, es el pueblo ideal de los que buscan un destino que reúna romanticismo, cultura y tranquilidad.

Peratallada, una de las poblaciones medievales más espectaculares de la zona, es el sitio ideal para los amantes del turismo gastronómico. El municipio, consagrado a la hostelería, alberga un numeróso grupo de restaurantes pese a su escaso centenar de habitantes.

El Far, incluido en la guía de los hoteles con encanto, ha conseguido convertir sus nueve habitaciones en nueve escenarios idóneos para que los que buscan la exclusividad. Desde sus balcones se contemplar y escuchar el impresionante paisaje de la tempestuosa Costa Brava.

Los amantes del lujo y el buen vino pueden disfrutar de uno de los festivales de jazz más importantes de España en el confortable Hotel Golf Peralada, un cinco estrellas en el que, en ausencia de los conciertos. En esta época del año, pese a la ausencia de los prestigiosos conciertos, también ofrece la posibilidad de degustar los famosos caldos de la región, sumergirse en su spá de vino o desfogar la tensión de la rutina con el cansancio indolente del golf. También se puede visitar el Castillo de Peratalada, un misterioso edificio que contiene una magestuosa biblioteca con más 80.000 volúmenes entre los que destaca una colección de libros de Cervantes, de 5.000 ejemplares, en 33 lenguas diferentes.

Una amplia oferta turística que la iniciativa de la Diputación de Gerona y la Granada que ha hecho posible a todos los bolsillos gracias a los vuelos de bajo coste de la compañía Ryanair.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios