cine Hoy se anuncian los candidatos

¿Los Goya de la concordia?

  • González Macho tiene un perfil más discreto que De la Iglesia y, además, Pedro Almodóvar ha reingresado como académico tras sus agrias disputas con la institución

Después de unas bodas de plata que a punto estuvieron de acabar en divorcio, los premios Goya, cuyos candidatos se anuncian hoy, buscan concordia volviendo al Palacio de los Congresos, dando la bienvenida al nuevo presidente de la Academia de Cine, Enrique González Macho, y reencontrándose con Almodóvar.

Hace menos de un año, los premios Goya eran un terreno minado: Alex de la Iglesia dimitía como presidente justo antes de una gala que se vestía de largo en el Teatro Real de Madrid y en la que partía como favorito con su película Balada triste de trompeta. Un marco tan majestuoso quedó reducido a una foto de pareja, la del cineasta vasco con la por entonces ministra de Cultura, Ángeles González Sinde, cuyas desavenencias acerca de la ley que llevaba el nombre de esta última habían desatado la polémica.

Pero en esta XXVI edición de los premios más importantes del cine español, las miradas están puestas estrictamente en lo cinematográfico. Los ambiciosos planes de utilizar el Palacio de los Deportes se quedaron, por motivos económicos, en el regreso a la sede más reiterada, el Palacio de Congresos de la Comunidad de Madrid.

El nuevo presidente de la Academia, Enrique González Macho, si bien ha tenido algún desliz, tiene un perfil más discreto que De la Iglesia y, además, Pedro Almodóvar ha reingresado este año como académico tras sus agrias disputas con la institución. La piel que habito, precisamente, parte como una de las favoritas en el anuncio de candidaturas, si bien ha sido recibida con división de opiniones y no fue elegida para representar a España en los Oscar. Pa negre, la finalmente designada, no podrá hacerle sombra en los Goya puesto que ya arrasó en la edición anterior.

La otra que se quedó en la preselección fue La voz dormida, la adaptación del texto de Dulce Chacón por parte de Benito Zambrano, que se llevó la Concha de Plata a la mejor actriz en San Sebastián, para la debutante María León.

En el festival donostiarra también se vio la que probablemente ha recibido el aplauso más unánime de la crítica en 2011: la cinta de Enrique Urbizu No habrá paz para los malvados, cine policíaco árido que tiene en José Coronado su principal bastión.

Sin embargo, la Concha de Oro recayó en Los pasos dobles, de Isaki Lacuesta, cuyo corte minoritario perfila el filme como un candidato aún más arriesgado que el Jaime Rosales que venciera en los Goya con La soledad.

Aunque este año Javier Bardem no tiene película, un habitual de estos premios, Luis Tosar, tiene casi garantizada su presencia este año con Mientras duermes, descanso de Jaume Balagueró entre Rec y Rec.

Habitual, pero esta vez en el terreno de la dirección, es Montxo Armendáriz, que podría por fin llevarse el gato al agua con No tengas miedo, con la que la actriz Michelle Jenner suena a finalista.

Podría suceder también que, tras quedarse con la miel en los labios con También la lluvia y lidiar en la trifulca como vicepresidenta de la Academia el año pasado, Icíar Bollaín vuelva a estar en liza con Katmandú: un espejo en el cielo, que se beneficia de la interpretación de Verónica Echegui.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios