Jeremy Jay: rompiendo el hielo

Nacido en Chula Vista (California) y actualmente afincado en Londres, Jeremy Jay protagonizará esta noche en la sala Planta baja el primero de los dos conciertos programados esta semana en el marco del ciclo internacional de música actual Fonorama que organiza la promotora granadina Sinestar Poulidor.

Abandoned Apartments (2012) es la última referencia de una ya sustanciosa discografía, editada casi en su totalidad por la discográfica independiente con base en Washington K-records, que Jeremy Jay no ha parado de aumentar desde que en 2007 debutase con el excelente Ep Airwalker, que incluía una personal versión de Lunar Camel, de Siouxsie and the Banshees, y fue la base sobre la que Jay comenzó a crear ese particular universo sonoro, minimalista y deliberadamente ingenuo, construido con sintetizadores analógicos en el que, entre el crooner y el rapsoda, debatiéndose entre cantar y recitar, pone su inconfundible voz al servicio de sencillas canciones que conjugan estructuras propias del más temprano rock and roll y maneras del pop independiente de la década de los ochenta dando como resultado una insólita e inconfundible amalgama sónica salpicada de encantadoras melodías que suavizan rígidos ritmos maquinales alrededor los cuales la voz del californiano extiende un halo de misterio. Imprescindible su álbum de 2009, Slow Dance, tal vez el momento de mayor inspiración en una trayectoria de gran coherencia y regularidad que aún dará para mucho, mucho más.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios