La Junta premia la labor de Antonina Rodrigo y Antonio Muñoz Molina

  • La historiadora granadina fue galardonada ayer con el Premio María Zambrano, que reconoce la importancia de una obra "coherente con el testimonio de su propia vida"

La historiadora granadina Antonina Rodrigo estaba ayer "contenta" y "sorprendida" a partes iguales tras conocer la concesión del Premio María Zambrano que cada dos años otorga la Junta de Andalucía a aquellas personas que contribuyen al "progreso y engrandecimiento" de la cultura en Andalucía. "Este premio es muy importante no sólo porque viene de mi tierra, sino porque lleva el nombre de una persona magnífica, dulce e inteligente, de una filosofía luminosa y poética y que, pese a todo, sigue siendo una de las grandes olvidadas de este tiempo", destacó ayer la historiadora, quien reconoce que la dotación económica del galardón (30.000 euros) va a servir de "importante impulso" para continuar investigaciones abiertas. "Este tipo de premios nos interesan mucho a los escritores pobres como yo que tienen que correr con los gastos de sus investigaciones", apuntó.

Un jurado presidido por el filósofo Pedro Cerezo reconoció la importancia de una obra de investigación "coherente con el testimonio de su propia vida", así como su labor esencial para mantener una ética civil y personal y la importancia de unos estudios pioneros sobre la igualdad de género y la memoria histórica. El jurado ensalzó, además, su "independencia intelectual y su capacidad de compaginar la investigación rigurosa y documentada con la aportación de las fuentes orales directas". Asimismo, insistió en los conocimientos fundamentales que la historiadora ha aportado sobre figuras relevantes para la cultura andaluza.

La galardonada cree que todo proceso de investigación debe pasar por "meterse de lleno en la piel de los protagonistas de las historias". "Si no lo haces así no puedes escribir con cariño ni entusiasmo y es imposible contar algo sin pasión. La investigación es una caja de sorpresas y es maravilloso ir haciendo cada día pequeños hallazgos. Cada libro se lleva años de tu vida porque te entregas de lleno a ellos ", aseguró.

Reconoce que todas las historias le llegan de cerca pero, posiblemente, la que más le conmovió fue la de Teófila Madroñal, una mujer que fue sargento de las milicias populares en Uruguay y a la que entrevistó apenas un par de días antes de su muerte.

El consejero de Cultura, Paulino Plata, quiso destacar el compromiso y la excelencia de unos galardonados que se han convertido en "referentes imprescindibles" para la sociedad andaluza y dio a conocer tres de los ocho grandes premios que se entregan con carácter bienal en distintos ámbitos de la cultura.

Así, el Premio Luis de Góngora y Argote, que destaca la mejor trayectoria literaria, recayó en el escritor jienense Antonio Muñoz Molina por su extensa carrera que pese a estar aún en la primera etapa de su madurez, ofrece una "singular calidad en los géneros literarios que cultiva", según explicó el presidente del jurado, Pablo García Baena. También destacó su gran dominio del desarrollo de la trama novelesca, "cuyo imaginario es, con frecuencia, claramente andaluz, aunque lejos del localismo; un cuidado dibujo de sus personajes y una gran exigencia en el estilo".

En una entrevista con Europa Press, el escritor mostró su alegría por un premio que recibe "con gratitud", pues es una confirmación de que su trabajo es "bien recibido" por los lectores. Muñoz Molina aseguró que "escribe para que lo lean, algo que lleva haciendo gran parte de su vida" y, en este sentido apuntó que ha dedicado su vida a escribir y a buscar la comunicación de lo que uno escribe con el lector, por lo que recibir este galardón es una confirmación de que el trabajo es "bien recibido" y existe "un eco" de la tarea que se hace. "Me llena de alegría la noticia", confesó.

Por su parte, la Orquesta Barroca de Sevilla recibió el galardón Manuel de Falla, que reconoce la mejor trayectoria en el ámbito de las artes escénicas y musicales, por "la difusión del patrimonio musical andaluz, así como por haber sabido dinamizar, desde una iniciativa privada, la afición y la práctica de la música antigua en Andalucía". El presidente del jurado, Juan José Oña, destacó también "los altos niveles de excelencia artística en el plano internacional y el reconocimiento unánime de sus directores".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios