Laura Gallego hechiza a los jóvenes lectores con su literatura fantástica

  • La autora de 'Memorias de Idhún' animó a un numeroso grupo de estudiantes motrileños a canalizar su imaginación y sus pensamientos a través de la escritura

Con la mirada baja, fruto de su timidez, a los únicos entrevistadores a los que es capaz de hacer frente de manera cómoda es a los niños y jóvenes que la siguen como hechizados. La escritora que ha conseguido con la magia de sus libros que muchos chavales se aficionen a la lectura, Laura Gallego, hoy volverá a hacer felices a sus fans más incondicionales de Granada en una firma de libros que tendrá lugar en el colegio Escolapios.

Ayer les tocó el turno a los escolares de la costa, a los que ofreció una charla en Salobreña y, posteriormente, una firma de libros en Motril para explicarles los entresijos de su historia, la cual escucharon atentos, muchos de ellos soñando con emular su suerte como escritora de éxito, capaz de vender más de 75.000 ejemplares de un solo tomo de Memorias de Idhún, una de sus obras emblemáticas.

La autora de La emperatriz de los etéreos, Alas de fuego o El valle de los lobos aconsejó a sus seguidores escribir a toda costa hasta "completar el puzzle" que supone un libro y confesó que, aunque no vendiera ninguno, seguiría escribiendo porque es lo más le gusta hacer y lo hace "con el corazón".

Gallego, que adelantó que no piensa publicar sus primeros escritos, sí contempla un proyecto de colgarlos gratis en su página web, la cual cuenta con más de 800.000 visitas, concurridos foros, fotos y dibujos de sus lectores, fragmentos inéditos y club de fans de sus personajes, puesto que para ella y sus seguidores "están tan vivos como cualquiera". Prueba de ello es que cuando termina una obra, aunque le insistan, cree que los debe dejar descansar, "porque ya han sufrido bastante con tantas aventuras y se han ganado el derecho de fundar una familia y llevar una vida tranquila".

Con voz aniñada y una sonrisa contestó a todas y cada una de las cuestiones con las que le bombardearon los chavales, que incluso llegaron a pedirle algunos consejos a la hora de escribir. Mientras que para el público asistente puede parecer una eternidad, la cronología de su carrera como escritora es meteórica. A los 11 años escribió su primer libro y adolescente imaginó la piedra angular de Memorias de Idhún, una trilogía que hasta ahora representa la obra de más éxito de una autora que ya posee tres premios Barco de Vapor y ha publicado 15 libros. Y todo con 30 años.

En Gallego siguen, sin embargo, intactas las mismas ganas de escribir, "cada libro es lo mejor que puedo hacer", máxime cuando una niña de Salobreña le confiesa que gracias a ella se ha aficionado al género de fantasía, que antes rechazaba. Ahora, la escritora no sólo está pendiente de la publicación de sus dos próximos libros -cuyos títulos provisionales son Dos velas para el diablo y la serie Sara y las goleadoras-, sino que tiene ilusión por terminar su tesis doctoral sobre el libro de Jerónimo Fernández Belianis de Grecia publicado en 1579, mientras que por su mente siguen circulando ángeles, demonios, elfos y amores imposibles.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios