'Millenium, Stieg y yo', el lado más humano de la célebre trilogía

  • Eva Gabrielsson, la que fue compañera sentimental del autor sueco durante 32 años, advierte que Larsson puede llegar a convertirse en una industria

Eva Gabrielsson, que fuera compañera sentimental del autor de la saga Millennium durante 32 años, advirtió ayer en Barcelona que "existe un riesgo de que Stieg Larsson acabe convirtiéndose en una industria, justamente lo que combatió en vida".

Gabrielsson presentó en la ciudad condal Millennium, Stieg y yo (Destino/Columna), una suerte de escrito autobiográfico y a la vez biográfico del popular autor de género negro. La autora sueca dijo en la presentación que se teme que como Larsson ya no está "todo se convierta en una industria". "Es una situación atípica, ya que el autor en este caso murió antes del éxito del primer libro y nadie le había preguntado por el tono de las películas y otras cuestiones, por lo que existe el riesgo de que se vaya diluyendo todo y al final sólo queda su nombre sobre el libro o el producto", manifestó. En el libro, Gabrielsson vuelca extractos de sus diarios: "cuando murió Stieg, me puse a escribir sin pensar en nada y simplemente salió así, porque no podía entender lo que me había pasado".

Aunque el libro puede parecer muy personal, Gabrielsson cree que su experiencia, la pérdida de un ser querido, es algo "universal", a lo que "todos acabamos enfrentándonos". En el texto, habla de una carta que Larsson escribió en 1977 antes de marchar a África en un tiempo en el que pensaba que iba a morir, una carta destinada a su compañera y que sólo podía abrir en caso de muerte. "Cuando encontré la carta esperaba ver una carta normal, y al día siguiente justamente debía decir unas palabras en un acto de homenaje a Stieg y necesitaba unas palabras para mi discurso, palabras que encontré en esa carta".

Gabrielsson revela que en la misiva, Larsson se despide de ella, le dice lo que ha significado para él su vida conjunta, le pide que siga y que no le olvide. "Es una carta que me ha ayudado a superar ese momento de pérdida, sentir que él estaba ahí comunicándose conmigo", dijo.

La carta empieza con una reflexión sobre la grandeza del universo y dice qué pequeño se siente en relación a ese mundo infinito. Sobre el conflicto que mantiene con el padre y el hermano de Larsson, "nada ha cambiado", desde la última reunión que mantuvieron antes de junio del año pasado, cuando rompieron los lazos con ella, ha señalado. "Según mi abogada, no tenemos por qué buscar retomar esos lazos, y lo único que puedo decir que para ellos la muerte de Stieg ha sido positiva y ahora es como si tuvieran una autopista sin obstáculos", afirmó. En un tono resignado, añadió: "Heredé la mala relación que él tenía con su familia desde hacía tiempo y solo puedo intentar actuar de forma profesional, y lo único que he pedido ha sido gestionar el legado cultural de Stieg".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios