Movilización para que la Alhambra retire su nombre del Premio de Poesía por 'fraude'

  • Un grupo de escritores redacta una carta a la directora denunciando que está amañado Villafranca niega cualquier relación

Empieza a convertirse en costumbre. Son pocos los premios literarios que se libran de la polémica y que escapan de las sospechas de fraude. En esta ocasión, el premio que ha sembrado la duda de unos, y la seguridad de "un trabajo bien hecho" en otros, ha sido el Premio Alhambra de Poesía Americana, enmarcado dentro del Festival Internacional de Poesía (FIP) que se celebra en Granada en el mes de mayo.

El pasado 11 de marzo se falló este premio convocado por la editorial Valparaíso. Su resultado, una vez más, no fue a gusto de todos. Los libros premiados son Piedra al pecho, de Carlos J. Aldazábal, elegido por unanimidad, y Bitácora de nadie, de Álvaro Solís. Este mismo lunes, una carta anónima ha llegado hasta los despachos del Patronato de la Alhambra dirigida a su directora María del Mar Villafranca. En ella se insta públicamente al Patronato a que "retire el nombre del monumento al premio" argumentando que se producen una serie de circunstancias que evidencia que el fallo estuvo 'amañado'.

Entre los motivos que menciona el escrito sobre esta presunta manipulación destaca la relación entre los dos premiados con los miembros del jurado. La carta expone que Álvaro Solís es miembro del grupo literario mexicano Círculo de Poesía y coeditó en México de 2011 la antología titulada Poesía ante la incertidumbre coordinada por Fernando Valverde y Daniel Rodríguez Moya, miembros del jurado de este premio Alhambra. Asimismo relaciona a Carlos Aldazábal, por ser el director de una editorial llamada El Surfí porfiado, que publicó el poemario Los ojos del pelícano de Fernando Valverde, de nuevo jurado del premio.

Se critican otros factores como que el plazo de admisión de las obras terminó (según anuncian sus bases), el pasado 1 de marzo, aunque se especificó que "se aceptarán los envíos que con fecha postal dentro del término de convocatoria, lleguen más tarde". Así, los autores del escrito se preguntan cómo es posible que el jurado diese el fallo del premio tan pronto y qué ha pasado con las obras que han llegado en fechas posteriores que podrían ser "más de 200".

Las respuestas por parte del Patronato y de Valparaíso Ediciones no se hicieron esperar. Valparaíso ediciones manifestó ayer su sorpresa "ante la reacción desmedida en contra del fallo del premio y de los autores galardonados, que cuestionan la honorabilidad de los miembros del jurado". También incidió en que se trata de un galardón convocado por la editorial para la promoción de autores hispanoamericanos en España mediante la publicación de sus obras que "no ha recibido nunca, desde su creación, ninguna aportación económica o subvención o ayuda de ninguna institución", incluido el Patronato, también inmerso en esta polémica.

Por su parte, la directora del Patronato, María del Mar Villafranca explicó a este diario que la institución que lidera solo da nombre al Premio sin que exista ninguna otra vinculación con el mismo. En una escueta nota informativa posterior, el Patronato quiso recalcar que no organiza ni participa en la convocatoria de dicho premio y que simplemente aceptó que llevara el nombre del monumento para contribuir a su difusión internacional.

Y es que la carta recibida por Villafranca es una petición expresa para que se retire el nombre de la Alhambra, algo que el Patronato, según el comunicado, no está dispuesto a hacer, al tiempo que advierte que no desea "entrar en valoraciones al tratarse de un ámbito ajeno a sus competencias". Eso sí, cabe destacar que el pasado año los premiados recibieron de la mano de María del Mar Villafranca el premio. Ahora habrá que esperar hasta mayo, mes en que se produce la entrega para ver si se repite la escena después de la polémica desatada en torno a la edición de este año.

Por su parte, uno de los miembros del jurado, Daniel Rodríguez  , que comparte este cargo con Luis García Montero y Juan José Téllez, lamentó que siempre que hay un premio suceda algo similar. "Yo fui como jurado y elegí los dos libros premiados, los que más me gustaron".

Asimismo, Rodríguez reconoció que no sabe "quién puede estar detrás de la carta" y recalcó: "Lo casual es que cada vez que hacemos algo con repercusión nacional o internacional se redacte un escrito. Parece que debe haber alguien a quien no le hará mucha gracia que la gente de aquí, de Granada, tenga éxito en sus proyectos".

Sobre las supuestas coincidencias, Rodríguez subrayó que en el mundo de la poesía "todo el mundo se conoce", con lo que se hace difícil que los premiados no conozcan a alguno de los miembros del jurado". Lo que más lamenta es que "se dude de la honorabilidad del jurado, pues es muy fácil ponerla en tela de juicio en cualquiera de los premios entregados".

La carta está subida en el blog Fraude poético. Un espacio en el que un centenar de personas han mostrado su apoyo al escrito con nombres y apellidos. Personas que consideran que la mayor parte de los premios literarios están amañados y encuentran en la red el sitio idóneo parra denunciarlo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios