Nora Norman, ha nacido una estrella

  • La cantante actúa esta noche en La Sala después de arrancar su carrera en Youtube y consolidar una trayectoria que la perfilan como una de las voces del futuro en España

Tal vez su nombre no les diga nada… hoy. Mañana probablemente lo vean escrito recurrentemente porque el futuro es suyo. Así que aprovechen la ocasión, dense el gusto y acérquense esta noche a La Sala a descubrirla. Tiene 24 años, se llama Nora Norman aunque nació en Sabadell y desde el año pasado reside en Madrid, donde crece como artista día a día.

Su voz dulce pero afilada y bien modulada contrasta con una figura desafiante en la que los piercings, los tatuajes y el pelo corto le imprimen una imagen contestataria que no desentonaría junto a las de la Nina Simone o la Abbey Lincoln más políticas. Algo tiene que ver con ellas, pues su propuesta se podría calificar de neo soul, y entre sus referentes se suelen mencionar los nombres de Lauryn Hill, The Fugees, John Legend, Sam Smith, Benjamin Clementine, Billie Holiday y por supuesto Stevie Wonder.

Ella misma confiesa que fue con los discos de este último, que escuchaba de pequeña cuando su padre los ponía sobre el tocadiscos. Estudiaba para ser diseñadora, le encantaba el estilismo y la moda pero algunos vídeos colgados en YouTube en 2013 llamaron la atención de festivales como el Mulafest o el evento de homenaje a The Beatles que organizó El País.

Al año siguiente actuó en el 101 Sun Festival y el mismísimo Nick Waterhouse, una de las figuras más destacadas del revival del rhythm&blues norteamericano, la escogió como artista invitada durante su gira española. En 2015, ya instalada en Madrid, se convierte en una de las sensaciones del vigoroso circuito de salas y pequeños clubs de la capital, se integra en el colectivo Dremen y participa en iniciativas como Madtown Days.

Mientras desarrolla un proyecto paralelo escorado hacia la electrónica con el nombre de N.N. completa su grupo de acompañamiento con Jorge Mostaza a la guitarra, Víctor Elías al teclado y Gastón Padula a la batería, todos ellos curtidos y más que experimentados músicos de la escena jazzística madrileña.

A finales del pasado mes de febrero publicaba su primer ep de estudio, un disco que le sirve de carta de presentación, y que efectivamente muestra su facilidad para los medios tiempos y la naturalidad de una propuesta que ella afronta desde lo intuitivo y lo emocional.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios