Los museos de París se pelean por la ganancia millonaria de Picasso

  • Los centros se enfrentan por el millón y pico de euros de beneficios netos que se estima aportará la exposición sobre el pintor abierta hasta el 2 de febrero

La exposición de Picasso en el Gran Palais de París no deja de aparecer en las noticias desde su inauguración en octubre. Primero, se pelearon los tres grandes museos de París y los co-organizadores de Picasso y los maestros por las respectivas competencias. Ahora, se enfrentan por el millón y pico de euros (más de 1,4 millones de dólares) de ganancias netas que se estima aportará la exposición abierta hasta el 2 de febrero.

El Museo Picasso reclama el 40 por ciento. El Louvre y el Musée d'Orsay, el 15 por ciento cada uno. El restante 30 por ciento quieren darlo a la Réunion des Musées Nationaux (RMN), la asociación de los museos nacionales, la entidad pública que organizó la exposición en realidad. "Esto no es Guernica, pero pronto podría convertirse en eso. Ya no funciona nada entre las grandes instituciones culturales", comenta la prensa francesa en referencia a la famosa pintura de Picasso sobre el bombardeo de la ciudad de Guernica en 1937, en el marco de la Guerra Civil española, por aviones alemanes e italianos. "Un museo solo no podía haber organizado una exposición de este tipo", dice el presidente de la RMN, Thomas Grenon, que se queja del egoísmo de los grandes museos. Grenon critica la codicia de las tres instituciones, que ya de por sí participan en los regios ingresos logrados de la venta de numerosas entradas.

La muestra, que abarca 120 obras y que contrapone el trabajo de Picasso con el de maestros como Goya y Rembrandt, se celebra al mismo tiempo en el Grand Palais, administrado por la RMN, así como en el Louvre y el Musée d'Orsay. La mayoría de las obras está expuesta en el Gran Palais.

La pelea actualiza un conflicto existente desde hace años entre los museos y la RMN, creada en 1895. La RMN administra los 35 museos estatales de Francia, organiza exposiciones sola o junto con los museos, asume el trabajo de difusión y prensa y edita catálogos.

Así, en 2008 invirtió alrededor de 1,4 millones de euros (casi dos millones de dólares) en eventos más pequeños y museos que muchas veces están al margen de la avalancha turística. Pero desde que los grandes museos estatales de París como el Louvre, el Musée d'Orsay, el Centre George Pompidou y el Museo Picasso adquirieron más autonomía administrativa y financiera, ponen en duda ese principio de distribución.

La pelea llegó mientras tanto a las más altas instancias del Ministerio de Cultura francés, que sin embargo calla. Los museos reclaman participar en las ganancias, porque "contribuyeron esencialmente a esta exposición", poniendo a disposición curadores y negociando con museos extranjeros, señala una carta dirigida al director de gabinete de la ministra de Cultura, Christine Albanel.

Claro que en las pérdidas nadie quiere participar. Como ejemplo, el director de la RMN menciona la exposición Narrative Figuration organizada hace pocos años junto con el Centre Pompidou. Las cifras rojas tuvieron que ser compensadas por la RMN. Lo mismo ocurre con los 400.000 euros de pérdidas que se estima dejará la exposición de Emile Nolde en el Gran Palais, organizada junto con el Musée d'Orsay, que estará abierta hasta el 19 de enero.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios