Pilar Távora graba nuevas escenas para su 'Madre amadísima'

  • La cinta narra la historia de un chico homosexual que nació en plena dictadura franquista

La directora sevillana Pilar Távora, que está a punto de concluir su nueva película, Madre amadísima, declaró que en ésta "nadie se va de rositas", en alusión a las críticas que realiza a instituciones como la Iglesia y el Ejército o a la izquierda.

En la película se narra la historia de Alfredo, un chico homosexual que nació en plena dictadura franquista, y se reflejan diferentes etapas de su vida, entre ellas las vicisitudes durante su servicio militar, muchas "en clave de humor", según Távora.

El personaje de Alfredo es interpretado en la edad adulta por el actor Ramón Rivero y en su juventud por José Burgos, de quien Távora ha afirmado que es "una de las grandes revelaciones de la película".

"Es una película que quien tenga un poco de sensibilidad verá que está hecha desde el respeto, así que si se molesta alguien que se moleste", declaró en referencia a las alusiones que se realizan a la institución católica. "La Iglesia como institución no sale bien parada, pero el protagonista tiene muchas quejas que siempre expone ante la Virgen, con la que habla muy a menudo", según Távora, "así que todo está hecho desde el más absoluto respeto".

La institución militar "se refleja desde un punto de vista cómico" y también tiene cabida la crítica a la izquierda "porque el protagonista intenta ingresar en el Partido Comunista aunque no es aceptado debido a su condición homosexual".

El tema de la violencia machista también se trata en la película, porque "la madre del protagonista ha sido maltratada durante muchos años y es un trauma que arrastra durante toda su vida", explicó la directora de Madre amadísima, Pilar Távora.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios