Ríete como puedas

Parodias hace el cine casi desde su nacimiento, unas veces para disimular la copia y otras para ejercer el antiguo arte de la burla inteligente. El éxito de Broadway Hellzapoppin, de los cómicos Olsen y Jonson, le dio cartas de nobleza a la mejor, más loca y más inteligente parodia batiendo el récord de permanencia en cartel al alcanzar, entre 1938 y 1941, la nada menospreciable cifra de 1.404 representaciones.

El mismo año en el que retiró de Broadway se estrenó la divertidísima versión cinematográfica -que añadía innovadoras bromas sobre las convenciones cinematográficas anticipadas por Búster Keaton e inspiradoras de La Rosa Púrpura de El Cairo de Allen- bajo la dirección de H. C. Potter (autor de la espléndida Los Blandings ya tienen casa) y enriquecida por una desternillante interpretación del gran Mischa Auer en el papel de un imposible bailarín clásico. Justo en ese año se iniciaba el largo ciclo de parodias cinematográficas interpretadas entre 1941 y 1956 por Abbott y Costello.

Pero pese a algunos títulos dignos de memoria como Casino Royale (1967, parodia de los Bond interpretada por David Niven, Peter Sellers y Woody Allen en sus inicios como actor cinematográfico), la parodia no volvió a un primer plano hasta el enorme éxito que obtuvo El jovencito Frankenstein (1974) y las siguientes parodias de películas del Oeste, de terror o mudas realizadas por Mel Brooks durante esos años.

El camino quedó del todo abierto por el inmediato éxito de Aterriza como puedas (1980), firmada por el trío Zucker-Abrams-Zuker que hasta hoy representa la nueva parodia o spoof comedy que, con la serie Scary Movie como última mina de oro, triunfa ininterrumpidamente desde hace casi 30 años. Aterriza como puedas también descubrió a un olvidado actor de los años 50 y 60, Leslie Nielsen, convirtiéndole en el rey de la spoof comedy.

Superhero movie es una condensación de esta historia: la produce Zuker, la interpreta Leslie Nielsen y la dirige el guionista de Scary Movie. Sólo faltaba una aparición de Mel Brooks para que se pudiera considerar una buena antología de este subgénero.

La película, qué quieren que les diga, hace reír se quiera o no se quiera; eso sí, a base de gansadas, groserías y parodias elementales de películas de súper héroes. A su lado Aterriza como puedas podría pasar por una obra de Lubitsch.

Basta, elemental, zafia, grosera... Pero, como los chistes escatológicos, hace reír aunque sus maneras cinematográficas repugnen.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios