Siempre es un buen momento para descubrir a Nick Drake

"Cuando descubrí a Nick Drake descubrí también de dónde viene la mitad de la música que me gusta", comenta un amigo, probablemente inconsciente de lo acertado de su máxima. En efecto, la obra de Drake adquiere hoy, 33 años después de su muerte, una cualidad canónica que convierte en ejercicio cansino hasta la mera enumeración de músicos formados bajo su influjo, tocados en mayor o menor medida por su mágico y dramático halo. Tres discos le bastaron para redefinir en el ámbito pop la figura del singer-songwriter. Tres discos monumentales otra vez reunidos y reeditados, aunque en está ocasión con una agradable sorpresa: a diferencia de la anterior publicación de Fruit Tree, ésta aparece también en vinilo y con el añadido del estupendo documental filmado por Jeroen Berkvens -A skin too few. The days of Nick Drake- y de un grueso libreto con todas las letras y suculenta información de primera mano. Entre los partícipes del último destaca Joe Boyd, productor de Five Leaves Left y Bryter Later.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios