Sosa: "Se puede ser 100% cubano tocando música contemplativa"

  • El músico cubano se une esta noche a Paolo Fresu en el Isabel la Católica

La música de Alma del pianista cubano Omar Sosa y el trompetista italiano Paolo Fresu protagoniza esta noche la segunda velada del 33 Festival Internacional de Jazz en el teatro Isabel la Católica. El disco es el resultado de la colaboración de dos grandes músicos de la escena jazzística actual, una mezcla de jazz y música cubana y universal, melódica y emotiva. Alma es un extraordinario y elaborado trabajo musical: fresco e innovador, cálido y emotivo. Un encuentro de dos experimentados y prolíficos músicos contemporáneos. "Nuestra premisa es la libertad y siempre buscando la comunicación, en ocasiones a través de la espiritualidad. El lirismo es parte de nuestra forma de comunicarnos a través de la música", explica Omar Sosa sobre el concierto de esta noche.

Sobre su encuentro con Paulo Fresu, Sosa explica que se conocieron en Lituania hace ya varios años, pero no comenzaron a colaborar hasta hace cuatro, "aunque nuestro primer encuentro fue en Cerdeña en el marco del Festival que él dirige llamado Time in jazz y de ahí decidimos hacer algo más juntos".

En cuanto a su más que prolífica carrera, plagada de discos en solitario, Sosa defiende que "simplemente intento traducir el mensaje que llega a mí, no fuerzo absolutamente nada". En su opinioón, "la música llega y yo lo único que hago es buscar la manera de plasmarla. El resto es trabajar continuamente para estar listo y no dejar que pase ninguna oportunidad".

Respecto a la apostilla de ser el músico cubano menos cubano, Sosa dice que "la cubanía no se define con un tumbao. Se puede ser 100% cubano tocando música contemplativa. Aunque en lo personal me interesa mucho más ser un músico universal que solamente cubano en su forma estética. Creo que en esta vida hay mucho, mucho que aprender y para esto aunque debes tener tus raíces claras, debes esta totalmente abierto a recibir los mensajes vengan de donde vengan".Por último, en cuanto a su visión general del jazz, defiende que "es una filosofía, la filosofía de la libertad y creo que aun falta mucho para ser realmente libres, vivimos dentro de demasiados arquetipos estéticos y sociales impuestos por la sociedad que no dejan que la libertad sea un elemento base en nuestra vida. Todas estas limitaciones, esto sin duda se reflejan en el arte porque la música es una de sus manifestaciones y no escapa a esa falta extrema de libertad, algo que es básico en el jazz".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios