Tesoros ocultos en el Hospital Real

  • Unas pinturas encontradas en una de sus paredes serán recuperadas dentro del plan de rehabilitación del edificio

Por ahora sólo se dejan ver retazos: un cetro, una mitra, un águila bicéfala. En una de las paredes del Hospital Real se esconden dos pinturas murales que se atribuyen al siglo XVI. Hace años que la Universidad descubrió esta ornamentación oculta y ahora, dentro de la elaboración del Plan Director del Hospital Real, se está estudiando su valor y la mejor forma de recuperarlas y sacarlas a la luz.

"El estado de conservación es bastante deficiente, pero se ha visto que tienen un importante valor, tanto histórico como artístico", cuenta la restauradora de pinturas Beatriz Martín Peinado, que ha elaborado un informe con los datos que se han podido recabar a partir de unas catas, trabajo que consiste en eliminar cuidadosamente con bisturí en algunas partes de la pared las capas más superficiales, hasta llegar a la que contiene la pintura original. Se pretende de este modo lograr un acercamiento a lo que es la imagen completa partiendo de los fragmentos que se van dejando al descubierto.

Nada más ni menos que el escudo de Carlos V es una de las pinturas que se encontraron en las catas, realizado con óleo y temple, sobre un fondo de color rojo con motivos vegetales en negro. "Toda la superficie se encuentra picoteada, operación que se hizo cuando se cubrieron estas pinturas, para que agarrara el mortero que se ha superpuesto", recoge el informe. Además, se ha encontrado otra capa policromada, realizada al óleo y con pan de oro, con un dibujo más preciso y una coloración diferente, pero en un estado peor de conservación.

Grandes planes hay para la sala donde se encuentran estas pinturas, la antigua capilla, que albergaba hasta hace no mucho el gabinete de prensa y que ahora está previsto que se convierta en un paraninfo, un espacio de encuentro y usos múltiples: presentaciones, ruedas de prensa, conferencias... "La intención es restaurar estas pinturas antiguas e integrarlas en este nuevo paraninfo", explica Javier Gallego, el arquitecto implicado en la elaboración del Plan Director del Hospital Real, que contempla todo un replanteamiento del uso del edificio para resaltar su valor, teniendo en cuenta la utilidad que se le pretende dar.

"Ajustar el uso a los criterios de conservación" es el principal criterio seguido en el Plan Director, apunta Gallego, que resalta la importancia de realizar un diagnóstico de la situación actual y señala la oportunidad de estudiar la inserción del edificio en su entorno y el vacío arquitectónico que queda en la parte trasera, aún sin restaurar. "Conocer antes de intervenir es una premisa en temas de patrimonio", recuerda Gallego, que calcula que la redacción del Plan se concluirá para la próxima primavera.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios