Alejandro Guillermo Roemmers. poeta

"Toda la vida cabe en un soneto"

  • Alejandro Guillermo Roemmers presenta esta tarde en el Carmen de los Chapiteles su nuevo libro 'Sonetos escogidos por sus amigos'

El autor argentino es experto en Borges y además de a los versos, ha dedicado su vida a la industria farmacéutica. El autor argentino es experto en Borges y además de a los versos, ha dedicado su vida a la industria farmacéutica.

El autor argentino es experto en Borges y además de a los versos, ha dedicado su vida a la industria farmacéutica. / xxx

Alejandro Guillermo Roemmers es un empresario argentino, director de una famosa compañía farmacéutica, que un día descubrió su amor por la poesía en particular y por las letras en general. Si la empresa que fundó su abuelo le ha consolado el cuerpo, la literatura le ha consolado el alma. Pero además Roemmers practica con el éxito necesario para que se lo permita su conciencia, la música, la arquitectura, el diseño de automóviles e incluso es guionista de telenovelas. Aunque alguna vez ha dicho que su primer oficio es el de poeta. También es un especialista en Borges, del que tiene muchos ejemplares de las primeras ediciones de sus obras. Ha cultivado la novela y en este género es autor de libros como El regreso del Joven Príncipe (2011), traducido a varios idiomas y de la que se han vendido más de un millón de ejemplares. Pasó en España gran parte de su adolescencia y aquí viene cada vez que quiere poner de largo uno de sus libros. Como en esta ocasión, que ha elegido Granada para presentar su último poemario: Sonetos escogidos por sus amigos (editorial Renacimiento). Es en el Carmen de los Chapiteles a las 8 horas.

-Después de todo lo vivido... ¿cabe su vida en un soneto?

-Sí, sí, cabe en un soneto, porque toda una vida se puede representar en un acto de amor y un poema puede contener en palabras todo ese amor.

-He leído en varias entrevistas que le han hecho que escribió su primer poema a los ocho años. Y que luego usted se hizo empresario. Esas dos vidas de poeta y director de unos laboratorios farmacéuticos… ¿son realmente compatibles?

-Evidentemente lo han sido, mi vida es la prueba. Finalmente la actividad empresarial es la conducción y motivación de las personas que trabajan en esa empresa para hacerlas sentir parte de ese proyecto. Eso tiene mucho que ver con lo humano, igual que la poesía, es decir, lo espiritual no solamente está en lo ascético, sino también en todas las actividades humanas. Y entonces, de alguna forma, la empresa se integra en su comunidad impulsando eventos de carácter artístico, cultural, etc. Puede perfectamente ser compatible con la poesía que es la búsqueda de belleza y de alguna manera también de esparcir un mensaje de amor en el entorno.

-Podría renunciar a una de esas actividades.

-Por suerte no ha hecho falta renunciar a ninguna de las dos, pero sí han ido cambiando las intensidades, los matices. Últimamente he dedicado más tiempo a lo creativo, un poco menos a lo empresarial, pero sin dejar ninguna de las dos, porque yo creo que el ideal de hombre sería una especie de Zorba-El Buda, ¿no? Entendiendo por Zorba a la persona que celebra la vida y la alegría y Buda a la persona en constante búsqueda de vida interior, meditativa. De la misma forma que la actividad empresarial de alguna manera nos impulsa, nos motiva y nos da energía, la actividad creadora también nos lleva a crear proyectos continuamente. Todo eso nos llena de energía, que ayuda para cualquier otra actividad cultural, poética o literaria que uno quiera emprender.

-¿Cómo ha regresado su joven príncipe?

-El Joven Príncipe ha regresado, primeramente, en el libro, pues así como se había ido, así es como llega. Se había ido muy triste, muy deprimido, desilusionado, del ser humano, del mundo. Pero, a lo largo del libro y de ese viaje espiritual, ha podido recuperar su plena felicidad, una plenitud, un propósito en su vida y, finalmente es un Joven Príncipe realmente feliz que puede esparcir su luz a todas las personas.

-Si tenemos en cuenta las ventas del mismo podemos decir que ha sido muy bien acogido por los lectores.

-Sí, los lectores disfrutan mucho del libro. Todos los comentarios de aquellos que han leído la novela en cualquier parte del mundo han sido siempre muy positivos. Hay prácticamente unanimidad entre todas las personas que lo han leído, incluso en aquellos países en los que el libro se utiliza en la educación para formación de valores en los adolescentes ya que es muy apreciado tanto por los maestros y alumnos, como por los adultos en general y por los jóvenes o los niños. En definitiva, es un libro que toca todas las edades y ha sido muy bien recibido.

-Usted que es especialista en Borges… ¿tenía Borges buen humor?

-Bueno, sí, lo tenía, pero era un humor un poquitito irónico, gustaba mucho de la ironía, sin llegar al sarcasmo, pero, un humor a veces muy literario, no era el humor común de los latinos, sino más bien muchas veces su humor ocultaba algún tipo de crítica o de observación.

-¿Qué le gustaría tener que no tiene de su compatriota?

-Nunca he pensado en tener algo de otra persona. Siempre he pensado en desarrollar mis cualidades, en superarme, en mejorar. La verdad que no le podría contestar esa pregunta porque no tengo ningún deseo en particular, y mucho menos de apropiarme de alguna condición o cualidad de alguien.

-¿Conocía usted Granada?

-Me gusta muchísimo Granada y cuando estuve la primera vez, hace muchísimos años, recién llegado a España, aproximadamente a los quince años, fuimos de noche a los jardines de La Alhambra y ese sonido del agua, ese misterio, de ese lugar, me impactó tanto, que escribí un poema muy, muy hermoso, lamentablemente desaparecido, que no he podido conservar, pero siempre quedará en mi recuerdo esa noche. Aunque luego estuve otras veces en La Alhambra, el impacto de esa primera vez fue enorme, pero tengo un lindísimo recuerdo de Granada y me encanta volver siempre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios