Triana atrae a más de 6.000 'fans' en el festival Son de Azúcar

  • Rosario Flores, artista invitada para clausurar el certamen musical costero

El festival Son de Azúcar de Motril, que tenía previsto acoger anoche la actuación de Rosario Flores, comenzó con muy buen pie el pasado viernes con la actuación del grupo granadino A-92. Pasadas las diez de la noche arrancó el encuentro calentando motores para el plato fuerte de la noche: Triana.

La mítica banda de rock andaluz, con nuevos componentes desde 2002, saltó al escenario a la hora bruja. Una gran luna llena completó el decorado del escenario montado junto al mar. Un público formado por abuelos, hijos y nietos, que alcanzó la cifra de 6.000 personas, según la organización, coreó las canciones con las que triunfaron en los años 80. El concierto, que los veteranos músicos quisieron dedicar a 'Tele', batería fundador del grupo junto a Jesús de la Rosa y Eduardo -el único que sigue vivo- hizo un repaso de sus éxitos de siempre e incluyeron los temas de su nuevo disco Un camino por andar con el que han regresado al panorama musical español después de once años sin sacar a la luz otro trabajo. Con este disco los 'herederos de Triana' pretenden seguir la senda de sus primeros componentes.

La banda, que nació en 1974, tomando el nombre del archiconocido barrio sevillano, respondió a las expectativas del público, conocedor de su rock sinfónico andaluz en tono menor, que se mantuvo tranquilo durante la hora de concierto, al igual que Juan Reina, el cantante, que permaneció sentado con su guitarra española, aunque pidió los brazos levantados en varias ocasiones y consiguió la mayor animación con los temas más conocidos. Pese a ello, algunos seguidores confesaron no conocer cuáles son los actuales componentes del grupo.

A Reina le acompañaron los miembros de la actual formación, todos sevillanos, Andrés Herrera a la guitarra eléctrica, junto a Raúl Fernández, Santi Camps, al bajo, y Marcos Gomero y Emilio Grueso, a los teclados. Al contrario que en conciertos de otras ediciones del festival, que tiene el éxito garantizado por la aglomeración de turistas en la costa en esta época del año, no se produjeron importantes atascos al término del mismo. Aproximadamente media hora después el tráfico era completamente fluido.

Alrededor de esta primera velada del Son de Azúcar se congregaron cientos de curiosos que optaron por escuchar el concierto cómodamente sentados en el paseo. En la segunda edición y última del festival, le tocaba ayer el turno a Rosario Flores y a los locales La Jaula.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios