El viajero apasionado

Turismo urbanoa través del agua

  • Una nueva forma de conocer Granada es disfrutar de otras realidades culturales visitando los balnearios urbanos y 'spa'

Comentarios 1

LA tierra y la vida social de Granada han girado en torno al agua mucho antes de que los andalusíes importasen sus costumbres higiénicas. Su peso no sólo se dejó sentir en el pasado, sino que este elemento sigue vertebrando la vida de la ciudad de la Alhambra. La presión de la vida diaria en la urbe moderna ha hecho que se recuperen los antiguos baños árabes y que surjan nuevos espacios para dar satisfacción a las nuevas necesidades. Así, a rebufo de las viejas prácticas agüistas que surgieron con los balnearios de Alhama o Lanjarón, han proliferado los balnearios urbanos o spa en los que relajarse, mejorar dolencias musculares o disfrutar de unas horas romántico y descanso en pareja.

Uno de estos establecimientos son los Baños de San Miguel, situados en el histórico barrio de la Magdalena, en pleno centro de Granada. Estos baños permiten un viaje a la Granada nazarí con el fin de experimentar el ritual del baño árabe, conservando la atmósfera sosegada y el refinamiento sencillo que impregnaba Al-Ándalus.

Con el objetivo de reproducir fielmente la estética de estos centros sociales, se han empleado materiales y elementos propios de este tipo de construcciones, como ladrillos de adobe en paramentos y pilares, arcos y bóvedas con simbología astral, el hierro de sus puertas, mármol blanco y azulejos geométricos en sus paredes. Está estética caracteriza a muchos de los baños árabes que tratan de retrotraer a su clientela hacia el encanto de la época musulmana de Granada.

Nada más entrar en los Baños de San Miguel, siguiendo las costumbres y tradiciones del hamman árabe, ofrecen toalla, calzado y diversos aceites esenciales a elegir si se ha optado por disfrutar de un masaje tras el baño.

En el interior del recinto hay seis piscinas de agua caliente, con temperaturas que oscilan entre los 30 y 40 grados centígrados, y una de agua fría. Cuentan con un servicio de masajes y aromaterapia.

El Grupo Al-Ándalus también ha recuperado el concepto de baño y salud de la época andalusí recreando en el hamman todo el esplendor de esos baños en los que los árabes se relajaban alternando piscinas de aguas de distintas temperaturas. Constan de una sala templada, con una piscina a una temperatura aproximada de 36 grados centígrados, una sala fría, que consta de una poza de agua a 16 grados centígrados, y una sala de masaje.

Las piscinas se envuelven con una decoración de estilo orientalista. Una luz tamizada, melodías árabes que soslayan el murmullo del agua y los aromas que lo impregnan todo constituyen el telón de fondo de unas estancias en las que vuelve a destacar la geometría de sus mosaicos, arcos y celosías bellamente labrados.

Compartiendo ciudad y clientela han surgido muchos spa (en latín, salutem per aqua), centros que mezclan igualmente salud y relax pero suprimiendo la atmósfera árabe. En los spa se realizan tratamientos de relajación utilizando el agua, pero también muchos tratamientos de belleza.

A diferencia de los balnearios tradicionales, no poseen aguas ni minero-medicinales ni termales, simplemente agua potable a la que se le añaden elementos que aumentan sus efectos relajantes o estéticos.

Estas modernas termas ofrecen en su carta de servicios innovadoras técnicas como la cromoterapia, el uso de algas marinas, piedras calientes o tierra volcánica. El objetivo es ayudar a 'mejorar' físicamente a la clientela, tanto aliviando el estrés y el agotamiento que conlleva la vida moderna en la ciudad como recolocando y mejorando la tersura de casi todas las zonas de su anatomía.

Balnearia es un moderno spa enclavado en el corazón de Granada, en la misma calle Recogidas, donde poder reponerse del desgaste diario sin tener que rascarse mucho el bolsillo. En el centro se llevan a cabo masajes, baños, envolturas y los programas personalizados de estética y salud, como tratamientos reafirmantes, anticelulíticos, nutricionales y fisioterapéuticos. En sus instalaciones se dan cita una piscina temática con cinco hidrospeeds, caños móviles y coloristas espacios sensitivos.

Más Vital es un centro diseñado para aliviar las dolencias de espalda y cuello, contracturas, estrés, piernas cansadas o celulitis, disfrutando de masajes con aceites vegetales para que éstos sigan actuando en el cuerpo tras la sesión. Además de tratamientos alternativos, Mas Vital ofrece talleres de técnicas corporales como yoga o siatsu.

A caballo entre los baños árabes y los spá modernos están Baños Elvira, que mezclan el confort y el lujo actuales con la decoración de inspiración mudéjar. Los reflejos de la luz, el aroma a canela y azafrán, la música del laúd y el susurro del agua recrean la atmósfera de un espacio que ofrece tratamientos revitalizantes, antiedad o antiestrés, así como asesoramiento dietético o rayos UVA para crear una curiosa fusión de tradición y modernidad.

Pero quizás lo más exótico de la oferta de baños, balnearios y spa de Granada sean las termas japonesas que hay por la zona del Paseo del Violón. En Termasaje la música zen y el olor del incienso, unido al sabor de las cerezas japonesas que pueden paladearse se suman al exotismo del ritual de baño japonés. La piscina de agua caliente y la de agua fría, los masajes y el ambiente permiten relajarse y viajar al lejano Oriente en pleno centro de Granada.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios