Vetusta Morla presenta sus nuevas cancionesUn sábado de salvaje rock and roll en la sala Boogaclub

  • El grupo que lidera en la actualidad la escena alternativa actúa en el Palacio de Congresos

Con todas las entradas agotadas -deben ser de los pocos grupos capaces este año de colgar tan ansiado cartel-, Vetusta Morla actúan esta noche en el Palacio de Congresos de Granada, acompañados por Zoé, unos viejos amigos de los de Tres Cantos, con los que ya han compartido gira tanto en México como en España. La suya ha sido una de las vueltas más esperadas de los últimos años en el mundo del pop. Tras Un día en el mundo de 2008, y Mapas de 2011, llega respetando la serie de un álbum cada tres años, La deriva, una nueva colección de canciones que según la crítica supera a la de Mapas y que incorpora un cierto pero comedido mensaje de contenido político.

Aunque también ha habido críticas menos complacientes que han incidido en los primeros síntomas de agotamiento de su fórmula, los temas tienen todos los ingredientes para funcionar a pleno rendimiento en sus directos y sin duda van a servir para afianzar al sexteto como el grupo de referencia de ese cruce que ellos mismos ayudaron a crear entre el indie y el mainstream. En eso nadie duda de que Vetusta Morla se sitúan a la cabeza del pelotón y detrás de ellos vienen todos los demás. Para empezar ya han dado dos golpes encima de la mesa con la contundencia de los dos primeros singles extraídos del álbum, primero y casi por sorpresa con el tema Golpe Maestro, que se publicó sin previo aviso durante su gira mexicana, antes de la salida del álbum, y ahora, coincidiendo con las primeras fechas de la gira española, el que da título al lp, La Deriva. Con ambos temas Vetusta se muestran con una garra y una agresividad instrumental que supone un paso adelante en su sonido sin alejarse demasiado de su esencia.

Ahí sigue la tendencia hacia la épica que para algunos les pierde, aunque ellos afirmen haberse contenido y haber eliminado muchos de los arreglos que barajaron durante la fase de grabación, ahí siguen esas letras intrincadas con mensaje entre lo confesional y lo social, basculando hacia esto último; y ahí sigue la intensidad vocal marca de la casa que a los más fans cautiva y a los ajenos irrita; también sigue ahí la aportación detrás de la mesa de mezclas de Manuel Colmenero y Javibu Carretero.

Y por encima de todo las particulares melodías del grupo, afinando el estilo cada vez más y despojándose de algunos tics -o al menos atenuándolos- para coronarse como el grupo de referencia de su generación.

Confirmada ya su presencia en algunos de los más importantes festivales veraniegos, como el Low de Benidorm, el bilbaíno BBK Live o el granadino Alhambra Sound, su actuación de esta noche ayudará a los más incondicionales a pasar el síndrome de abstinencia al que el grupo madrileño los tenía sometidos desde su anterior trabajo.

La última entrega de las siempre agitadas fiestas Great Googa Mooga!!! se celebra esta noche con el garage cavernícola de los valencianos Ukelelezombies y el psych-punk yé-yé de los murcianos Galleta Piluda. Así al menos se anuncian, con esas etiquetas. Y la verdad, conociendo cómo las montan y los calificativos con los que definen a uno y otro grupo, su lectura para no perdérsela es tan convincente y estimulante que ríete tú de las grandes campañas de publicidad de las marcas de coches. De Ukelelezombies aseguran que son una de las bandas más frescas, primitivas, divertidas, salvajes y auténticas que uno pueda echarse a la cara, que son crudos como un chuletón de mamut.

Huesos, tambores de piel de mono, aullidos dementes y mucha cerveza es todo loo que necesitan para liarla. Como si Link Wray, Bo Diddley y Wau y los Arrrghs!!! entraran en un combate de wrestling con King Kong y Godzilla. Con la descripción de Galleta Piluda tampoco se quedan cortos.

De ellos dicen que con una formación de lo más inusual, una batería y un piano, reducen el rock'n'roll a su más primitiva expresión, convirtiendo en escombros cualquier tópico que pudiera existir al respecto; que son los reyes indiscutibles del underground cucarachero, que apestan a rancio y al sótano de Leatherface.

Para hacerse una idea de su sonido hay que coger a The Seeds, Music Machine o The Monks junto a Los Saicos o Los Monjes, que hay que hornearlos durante una hora y listo, ya tienes las mejores galletas bailarinas que puedan imaginarse.

Desde luego, como el entusiasmo que desplieguen sobre el escenario sea el mismo que gasta el promocionero en vendernos la moto, la fiesta será la monda.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios