Víctor Sánchez confiesa sus pecados country en el Planta

Víctor Sánchez es, además de un dotado y preciso guitarrista, una de las figuras más queridas y respetadas de la escena granadina. No solo es uno de los sustentos más sólidos de José Ignacio Lapido en su banda de acompañamiento, sino que fue pionero del hoy exitoso Loja Sound al frente de los extintos Del Ayo, y forma parte de Jean Paul, otro de los proyectos de los inquietos vástagos de Lapido, en este caso su teclista Raúl Bernal.

Por eso a nadie le extrañó cuando este pasado invierno publicó bajo su propio nombre Yo quemé a Gran Parsons, un hermoso disco en formato de vinilo rojo de 10 pulgadas. El gozoso artefacto, toda una delicatessen musical, contenía seis pequeñas joyas de orfebrería pop con tintes country que le servían para exorcizar sus dudas, y donde volcaba sus dudas, sus certezas, sus sentimientos, sus cavilaciones.

El disco fue oficialmente presentado en un escenario noble de la ciudad, el del Teatro Alhambra, allá por el mes de marzo, y desde entonces ha ido haciendo lo propio en diversas ciudades. Ahora llega el turno de volver a tocarlo en directo, pero esta vez en el más plebeyo escenario de la sala PlantaBaja, donde a su gusto por el pop perfecto podrá incorporar más garra.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios