Vincent Cassel se deja tentar en 'El monje'

  • Al actor no le molesta el cine comercial sino "hacer tonterías"

El actor francés Vincent Cassel, que estos días visita España para promocionar su última película, un thriller místico basado en un libro gótico del siglo XVIII, El monje, asegura que no tiene problemas con las películas comerciales, pero lo que no quiere hacer "son tonterías".

Lo dice uno de los protagonistas de El cisne negro, que arrasó en las taquillas y en los Oscar, de las trilogía Ocean's Eleven/ Ocean's Twelve/ Ocean's Thirteen, y de Un método peligroso, otra importante producción internacional del canadiense David Cronenberg, con dos 'divos' del cine, Michael Fassbender y Viggo Mortensen.

"Comercial es una etiqueta que se pone cuando una película funciona, como pasó con El cisne negro, que no iba a ser comercial y luego sí lo fue. El problema -opina- es cuando ese es el objetivo desde el principio; no tengo problemas con el cine comercial, lo que no quiero hacer son tonterías", dice con toda naturalidad.

Porque si Cassel tiene un valor añadido es precisamente esa virtud. "No me preparo los papeles. Uno lee, espera, sueña y luego llega al plató e intenta hacer que la cosa funcione", dice el actor, para quien, en consecuencia, "no existe técnica para preparar un personaje como Ambrosio, hay que experimentarlo psicofísicamente", explica.

Dirigida por el franco-alemán Dominik Moll, El monje es una adaptación de un relato romántico-gótico del siglo XVIII, en el que Cassel brilla como el atormentado hermano Ambrosio, seducido y llevado a las sombras por el mismísimo diablo.

Con una estructura de thriller, la película cuenta el ascenso y caída de este piadoso orador que ha crecido al cuidado de los monjes capuchinos tras ser abandonado a las puertas del convento, cuyos sermones atraen al monasterio catalán de Santa Cruz a centenares de personas de los más lejanos lugares. En su encierro capuchino, Ambrosio debe vérselas nada menos que con el diablo en una de sus formas más bellas: la tentación, encarnada por la actriz Déborah Francois, que le arruina la vida.

"Comprendo a Ambrosio -señala Cassel-, es un hombre sin padre, criado entre curas, abandonado en un convento, que no ha conocido el sexo hasta los cuarenta, es como para volverse loco".

La película tiene muchos ingredientes españoles, desde los actores Jordi Dauder, Javivi y Sergi López, en el papel de diablo, a los escenarios, que son los originales de la novela, aderezados con procesiones y pasos en el ambiente ultracatólico de la Inquisición, que da pie para que Cassel califique a la cinta de "película de terror católico". "No son los curas los que dan miedo, es la religión. Si uno se queda esperando que las repuestas lleguen del mas allá, apañados vamos", resume el actor francés, que se declara un poco "cínico" respecto a lo que "hay que hacer o hay que pensar".

"No me considero político. Por desgracia, no veo diferencias entre derecha o izquierda. Intento llevar mi vida por caminos nuevos, porque nos vemos enfrentados a elegir entre ser ateo, de derechas, o de izquierdas, pero creo que la vida es más compleja que eso y trato de guardar una cierta libertad de pensamiento", explica.

Para el actor, trabajar con Dominique Moll fue muy interesante. "Me dijo que no hiciese nada, que fuese más catalizador que narrador; al principio, fue duro, pero al final funcionó. Para mí el trabajo tiene que ser sencillo, creo que la comunicación no necesita muchas palabras, y él no habla más que lo justo. Me quería a mí, pero me borró por completo, me dejó en el esqueleto", resume.

Tanto, que Moll consiguió del actor francés, que acaba de cumplir 45 años, un desnudo integral que causó sensación en el Festival de San Sebastián donde se presentó la película.

Casado con la actriz Mónica Bellucci y padre de dos niñas que no siempre le dejan dormir, es decididamente un actor. "Hacer una película es algo muy visceral y no siento eso, produzco desde hace algunos años, y funciona, pero lo que me gusta es interpretar", afirma.

La película, que cuenta también con Geraldin Chaplin, Josephine Japy y Roxana Duran en el reparto, y con la música de Alberto Iglesias, se estrena el próximo viernes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios