Una antología de inéditos revela a Brenan como un "poeta inocente"

  • La publicación muestra la faceta más desconocida del hispanista que cultivó en su juventud y después de los 50 años

Una nueva antología de poemas inéditos de Gerald Brenan (1894-1987) refleja al gran hispanista británico como "un poeta a la vez inocente y dolido", según explica su editor, traductor y albacea Carlos Pranger.

Publicada en Málaga por la editorial Confluencias, en edición bilingüe y bajo el título Poesía. 1912-1977, la selección ofrece una visión de conjunto de la faceta más desconocida de Brenan, la de poeta, que sin embargo cultivó desde su juventud, para abandonarla por la prosa y retomarla con más bríos, ya en España, cumplidos los 50 y, sobre todo, después de los 60.

Por ese motivo, la mayor parte de estos poemas están escritos en Yegen (Granada) y Churriana (Málaga), donde el escritor británico fue construyendo su obra ensayística y memorialística, centrada en España y su cultura, mientras que la peripecia vital reflejada en sus páginas autobiográficas fue llevada al cine.

"Han pasado muchos años, quizá demasiados, para que el lector español disponga de la voz poética de Gerald Brenan; hemos venido a llenar un vacío en su obra", señala Pranger, quien custodia el denominado Archivo Español de Gerald Brenan (AEGB), de donde proceden todos estos inéditos.

Según Pranger, "cuando se rastrea la vida de Brenan, sus inicios literarios, su rebeldía juvenil, sus lecturas, la poesía ocupa un lugar esencial; antes de convertirse en el hispanista más importante del siglo XX fue un poeta; comenzó su carrera literaria escribiendo poesía, y se puede afirmar que fue un poeta durante toda su vida, o como él se definía: 'un poeta ocasional, suspendido'".

"La poesía le otorgó al joven Brenan un camino a seguir, un sentido a la vida; su vida sería desde las primeras lecturas de Shelley o Poe una búsqueda de la belleza", según Pranger, quien asegura que la lectura de esta antología supone recorrer la vida entera del autor de Al sur de Granada y de La faz de España.

En estos poemas "se ve a muchos poetas: Auden, Eliot, Rimbaud, Mallarmé; poemas adolescentes escritos durante su huida de casa con intención de llegar a China andando, poemas escritos en las trincheras de la Primera Guerra Mundial, poemas escritos en Yegen, en Churriana", según Pranger.

La antología se divide en tres partes, la primera El instante magnético, publicada en 1977 en Inglaterra, que es el único libro del poeta Brenan "público", aunque hasta ahora no íntegramente en español.

El editor y traductor de los poemas asegura que para este poemario "se ha respetado por completo la edición en inglés y se ha colocado en primer lugar, pese a pertenecer a su última etapa creativa, por cuestiones de respeto hacia Brenan".

En el segundo bloque son poemas seleccionados del AEGB, materiales que Brenan legó a la familia de Carlos Pranger, y que son fruto de una tarea que este llevó a cabo junto con su madre, Lynda Nicholson, quien hasta su muerte fue albacea de Brenan y una de las personas que mejor lo conocieron.

La tercera parte consta de unas parodias de Ezra Pound, al que Brenan conoció en el Londres de la Gran Guerra, aunque, según Pranger, ambos escritores "no simpatizaron".

"Brenan enseñó esas parodias al director de la revista Blast, Wyndham Lewis, y le encantaron; las iba a publicar, pero le llamaron a filas y la revista cerró; los he puesto al final del libro ya que son un contrapeso magnífico al resto de la poesía más dolida", explica Pranger.

El editor califica el conjunto antológico como "un libro sorprendente, fresco... La poesía ejerció un influjo fundamental en toda su trayectoria literaria, es transversal a todos escritos; es más, les da un toque especial, los condimenta, no es casualidad que leer El laberinto español o Al sur de Granada sean una delicia; sin poesía nunca hubiera existido el escritor Gerald Brenan".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios