Un azote de Peste llega al teatro Alhambra

  • El CAT representa este fin de semana 'El estado de sitio', de Albert Camus, una reflexión sobre las sociedades en crisis

Un azote de Peste llega al teatro Alhambra. El espectador, confortablemente sentado, ve cómo una ciudad sucumbe ante la epidemia. Pero en verdad está ante un espejo, ante un teatro que reflexiona sobre la crisis, sobre una sociedad enferma. Así llega a Granada El estado de sitio, la obra que Albert Camus estrenó en 1948 y que ahora recupera el Centro Andaluz de Teatro (CAL). Estará en cartel el próximo fin de semana -17, 18 y 19 de febrero- para convertir el teatro Alhambra en una metáfora de la crisis, de todas las crisis.

El actor Antonio Dechent -una de las caras más conocidas del cine español y protagonista de series como La familia Mata- es el protagonista de la obra que se sitúa en la Cádiz de 1812, una ciudad sitiada por la enfermedad. Interpreta a un "borracho, nihilista, perdulario y fuera de la sociedad que se puede permitir decir las verdades a la cara", explicó ayer en la presentación el intérprete sevillano. A su lado, quince actores representan al pueblo, "un animal que al principio está feliz y domesticado pero que se convierte en un animal sumiso con el miedo", continuó el actor.

Para Francisco Ortuño, director del CAL, El estado de sitio es "una obra intensa en la que se reafirman las reiteradas preocupaciones del autor: la libertad, la justicia, la muerte, el amor y la fe en la luz del Mediterráneo". "Cuando Camus escribe la obra -al poco de acabar la II Guerra Mundial- la sensibilidad internacional ante las injusticias mundiales, con mayor o menor compromiso, había calado no sólo en un nivel intelectual, sino también entre los que, arrastrados por una conciencia política inequívoca, arriesgarían su seguridad, incluso su vida, por una causa que consideraban de justicia". Según Ortuño, nunca se sabrán las razones íntimas de Camus , pero "si atendemos a las declaraciones de unos y otros, al texto de la obra y a la trayectoria biográfica del autor, incluso a las críticas más furibundas, no cabe la menor duda sobre su compromiso social y su alejamiento absoluto de considerar el teatro y la oportunidad que se brindaba como un mero negocio de entretenimiento y de show oportunista".

En la obra dramática, que combina monólogos líricos, coros clásicos, pantomimas y otros motivos dramáticos, Camus recrea un Cádiz mítico donde un pueblo simpático y pintoresco sufre el arbitrio de la opresión y el azote de la Peste y La Muerte (su secretaria), enemigos a los que los gaditanos se atreverán a derrotar gracias al ejemplo y sacrificio de Diego, el héroe de la obra. Para el delegado de Cultura de la Junta de Andalucía, Pedro Benzal, se trata de "una obra muy oportuna en este momento". "Me gustaría que esta representación nos ayude a pensar en qué tipo de empleo queremos porque la sociedad está desesperada y ya no se habla de derechos y de dignidad, algo ante lo que me rebelo como delegado de Cultura", reflexionó Benzal sobre el Estado de sitio de la Reforma Laboral. "El trabajo es un derecho y no un abuso del empresario contra el obrero", continuó el delegado.

Albert Camus estrenó la obra el 27 de octubre de 1948 en el Teatro Marigny de París con dirección de Jean-Louis Barrault, al frente de un elenco en el que figuraban Madelaine Renaud, María Casares y Marcel Marceau. Sesenta años después llega al teatro Alhambra con dirección de José Luis Castro y con Lara Chaves, una joven granadina, ante su primer papel teatral. "Ha sido un mes y medio de ensayos pero al final hemos logrado que a los 15 actores que simbolizamos el pueblo seamos una unidad", explicó la actriz granadina, debutante en el gran montaje andaluz del año que ha costado 300.000 euros.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios