El canon digital divide a los músicos granadinos

  • Mientras unos consideran que deben ser compensados por las descargas de internet, otros no le ven ninguna utilidad

El canon digital también despierta opiniones encontradas entre los músicos granadinos. La votación en el Congreso de los Diputados que ha tumbado la enmienda que solicitaba la desaparición de este gravamen también despierta las pasiones de los compositores locales. Unos se muestran a favor de que se graven los CD's vírgenes como un modo de compensación por el dinero que dejan de ganar cuando alguien se baja una canción suya de internet. Otros se muestran en contra de la forma en que se ha abordado todo el asunto y consideran que no se benefician en absoluto de ese canon.

José Ignacio Lapido, ex líder de 091 y uno de los compositores más carismáticos del país, es claro. Está a favor del canon. Al cien por ciento. "Yo, desde luego, veo justo que haya una compensación dictada por el poder público", dice. "Las nuevas tecnologías están impidiendo el cobro de los derechos de la propiedad intelectual, y algo debe hacerse al respecto, porque para nosotros es lucro cesante. No sé por qué la gente protesta: con el dinero de todos se paga a los pescadores cuando éstos tienen que hacer un paro biológico, y todos pagamos impuestos para que se hagan carreteras aunque muchos no tengan carnet de conducir".

El guitarrista piensa que quienes realmente deberían pagar por derechos de autor son los servidores que, con su ancho de banda y sus tarifas cada vez más baratas, hacen posible que la gente decida bajarse música y películas de internet. "Esos servidores ofrecen la música gratis, sin ningún coste para ellos", señala Lapido.

Con él está también otro ex 091, Antonio Arias, líder de Lagartija Nick. "Estoy absolutamente a favor del canon", dice. "Todo el mundo que se baja música de internet piensa que es gratis, pero a los músicos nos cuesta mucho esfuerzo. Dicen que la ley tiene algunas lagunas, pero más lagunas tiene mi frigorífico desde que la gente se baja la música gratis de internet. En el fondo, la culpa la tienen las multinacionales que han inventado los aparatos para copiar CD's o bajarse música de internet. Los músicos debemos sentirnos compensados de alguna manera".

Otro ex compañero de la misma banda, José Antonio García, actualmente en el grupo Guerrero García, se muestra, sin embargo, opuesto al cobro del canon. "Si la aplicación del canon fuera real, no estaría mal", asegura, "pero no creo que lo sea. Está muy mal gestionado. Nadie tiene que pagar un canon por comprar un disco virgen. Es como si tuviéramos que pagar un canon por comprar un cuchillo de cocina porque un cuchillo de cocina puede matar y habría que compensar a los familiares de la víctima. Yo, desde luego, no he notado ningún cambio en el cobro de mis derechos de autor con la aplicación del canon".

Joaquín Almendros, ex integrante de La Guardia, va mucho más allá. "Estoy totalmente en contra del canon", afirma. "Clarísimamente. En este debate habría que mirar muchos entresijos". Luego se explica: "Cuando se habla de derechos de autor nadie cuenta que la mitad de esos derechos de autor van por contrato a las editoriales, que suelen estar en manos de las grandes multinacionales. Resulta que, cuando yo componía en La Guardia, la mitad de los derechos de una canción iban a la editorial de nuestro sello. Como la canción la hacíamos a medias, resulta que yo cobraba el 25% de una canción que yo había co-escrito, mientras mi compañía se llevaba el 50% de esa canción además del 95% de los royalties del disco".

"El canon", añade, "además, está pensado para favorecer a los artistas que más venden. El dinero del canon debería ir destinado a partes iguales a los 60.000 asociados a la Sociedad General de Autores (SGAE). Pero no es así. Ese dinero va para compensar a quienes tienen más ingresos".

Julián Hernández, de Siniestro Total, ni siquiera lo tiene claro. "Yo estoy en plena duda", asegura. "He visto que se grava con 17 céntimos un CD virgen. Pero una impresora de ordenador se graba con 15 euros, y eso es una barbaridad. Yo pertenezco a la SGAE. Pero tengo la sospecha de que el dinero recaudado va a revertir a grandes macrosociedades, y no al músico. El problema es que se trata de una directiva europea que hay que cumplir. Aunque no sé si el canon logra compensar a los músicos. Pienso que hay mucha demagogia en todo esto.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios