Un cantante como los de antes

A veces los padres proyectan sobre sus vástagos sus frustraciones y se vuelcan en que sean lo que ellos no fueron, creando seres desgraciados. No parece el caso de Eli Reed. Hijo de un crítico y coleccionista del que se empapó de toda la música negra de los 60, canta y compone como si viviera entre los grandes del rhythm & blues. Y recrea el sentimiento y el sonido de la época dorada del soul con tal fidelidad que cualquiera lo situaría entre Clarence Carter y Arthur Conley. Si Jim Stewart o Estelle Axton, fundadores de Stax Records, lo hubieran escuchado no lo habrían dudado.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios