Un diamante en el espacio

  • Tras recibir las primeras imágenes de Rosetta, los investigadores del equipo internacional sugieren que ha sido la luz solar la que ha tallado al asteroide Steins

Las primeras imágenes que la sonda espacial Rosetta ha tomado del asteroide 2867 Steins muestran que tiene forma de diamante, según un comunicado difundido por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

La misión de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) Rosetta ha obtenido las primeras imágenes del asteroide 2867 Steins, tras el sobrevuelo del cuerpo menor realizado el pasado 5 de septiembre de 2008.

Las imágenes tomadas por las dos cámaras del instrumento Osiris, en cuyo desarrollo ha participado el Instituto de Astrofísica de Andalucía, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en Granada, muestran que el asteroide tiene una forma de diamante poco común con un diámetro efectivo de 5,3 kilómetros y un cráter de gran tamaño, cerca del polo sur del asteroide, de 2,1 kilómetros de diámetro. El trabajo aparece publicado esta semana en la revista Science.

Los investigadores del equipo internacional sugieren que ha sido la luz solar la que ha tallado este diamante, mediante lo que se denomina el efecto YORP: la radiación del Sol puede alterar la rotación del asteroide sobre su propio eje, según el CSIC.

Una de las autoras del trabajo, la investigadora del CSIC Luisa María Lara, comenta: "En este caso, todo parece apuntar a que el efecto térmico del Sol sobre el asteroide ha cambiado la dirección de la rotación del cuerpo, lo que pudo provocar el deslizamiento de material desde el polo sur del asteroide hasta el ecuador, fenómeno que le daría la forma de diamante a Steins".

"El número de cráteres pequeños, por debajo de 0,5 kilómetros de diámetro, es además relativamente bajo, lo que podría indicar que estos cráteres fueron 'borrados' en el proceso de remodelado de la superficie del asteroide debido al efecto YORP", según Lara.

Las imágenes de Osiris constituyen la primera evidencia visual del efecto YORP sobre un asteroide del cinturón principal. El gran cráter que se encuentra en el polo sur del asteroide proporciona a su vez información sobre la estructura interna del cuerpo.

"Si se compara el tamaño de este cráter con el tamaño global del asteroide, y este valor con los de otros asteroides con grandes cráteres (Matilde, Vesta), se puede concluir que Steins ya era un cúmulo de escombros en el momento en que sufrió el impacto cuyo resultado fue un cráter de 2,1 kilómetros de diámetro", explica la investigadora del CSIC.

El estudio de Steins es el primer objetivo científico del viaje de la sonda espacial Rosetta, que despegó a bordo de un cohete Ariane 5 de la ESA 25 de febrero de 2004.

La misión tiene como objetivo final el cometa Churyumov-Gerasimenko, que dibuja una órbita elíptica alrededor del Sol.

Con su encuentro, previsto para 2014, Rosetta se convertirá en la primera sonda que orbite sobre un cometa.

Asimismo, está previsto que un módulo de descenso, llamado Philae, se pose sobre su superficie para analizarla en detalle.

Rosetta es la primera sonda espacial en alimentarse sólo de energía solar a través de dos paneles solares de 70 metros cuadrados de superficie cada uno, que posibilitan el funcionamiento de la nave a más de 600 millones de kilómetros del Sol.

Diversas instituciones españolas forman parte del proyecto.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios