Ese dibujo conformador

  • Simon Zábell es el protagonista de 'Conexiones', un proyecto donde el autor establece una relación entre su trabajo y el de otros autores

El Museo ABC de Madrid y la Fundación Banco de Santander presentan el proyecto Conexiones, un ciclo artístico comisariado por el crítico Óscar Alonso Molina, uno de los más acertados de cuantos nos dedicamos a escribir de Arte, y que ha creado una idea por la cual se invita a un artista de los que, ya, han dejado de pertenecer a ese segmento de lo emergente y constituyen realidades artísticas superiores y que, además, tienen al dibujo como uno de los elementos sustentantes de su obra. Para esta ocasión se ha elegido a Simon Zábell, el artista nacido en Málaga pero perteneciente al gran catálogo creativo que se viene sucediendo en Granada desde hace varios años, encuentrándose estrechamente vinculado a la ciudad donde ejerce de profesor en la Facultad de Bellas Artes.

Como cada autor elegido deberá establecer una conexión entre su trabajo y obras escogidas de entre los fondos de las dos instituciones, para esta ocasión las obras seleccionadas han sido: El ámbito del pensamiento, un óleo sobre lienzo realizado por Guillermo Pérez Villalta en 1989 y que se encuentra en la Colección del Banco Santander; en ella una intersección de planos de color conforma un espacio poliédrico al descomponerse la luz blanca, a este espacio se asoma el propio artista -entonces becado en la Academia de España de Roma-, apareciendo, también, un par de personajes más, probablemente dos de sus compañeros de residencia. Junto ella, se ha elegido una serie de ocho dibujos originales, de los años 1931 a 1935, que se utilizaron para la realización de otras tantas portadas de la Revista Blanco y Negro y que fueron efectuados por artistas de renombre -Ramón Gaya, Hipólito Hidalgo de Caviades, Roberto Martínez Baldrich, Ramón Roqueta, Pedro Mairata y A.T.C. (Ángeles Torner Cervera)- ; unos dibujos que han sido seleccionados atendiendo a las infinitas posibilidades que proporcionan las gamas cromáticas con las que se llevaron a cabo. Una vez que las obras han sido seleccionadas, el artista propondrá plásticamente esa vinculación suya con el dibujo desde tales obras, creando una realidad expositiva que tendrá su objetivo final en las salas del museo madrileño.

Simon Zábell siempre han sido un autor muy minucioso en su trabajo, que ha asumido una realidad mediata donde la superación de la representación lo lleva a crear un estamento abstracto desde la referencia absoluta de los elementos concretos; sus obras muestran una gran solvencia creativa, sin dejar nada al azar; algo que se pone de manifiesto en estos trabajos presentes en el Museo del periódico madrileño-sevillano. Desmenuza por completo la obra de Guillermo Pérez Villalta, acoge los campos coloristas del autor de Tarifa y dibuja una nueva realidad abstracta donde los campos cromáticos de aquel son asumidos en una nueva dimensión, sutilmente dibujada en forma de poliedros bi y tridimensionales que acentúan esa refracción de la luz extraída de la obra de Pérez Villalta y a la que lleva a una muy analizada y valida referencia. Zábell reflexiona sobre todos los aspectos que intervienen en una obra, desde el dibujo como sostén arquitectónico hasta la propia puesta en escena en un determinado espacio, en este caso en las estancias del Museo madrileño, pasando por unas etapas intermedias donde el dibujo provoca una línea compositiva que abre dos vías conformadoras, el color, que hace provocar la propia pintura y los volúmenes, que se traducen en pulcras y sutiles esculturas.

Pero si con El ámbito del pensamiento de Pérez Villalta, Simon Zábell transita por los espacios, los volúmenes y la descomposición colorista, con las portadas del Blanco Negro, asume la inexcusable realidad de las gamas cromáticas generatrices, los colores básicos y sus complementarios, así como la integración en ellas de los blancos y negros que organizan un entramado tornasolado, una especie de arco iris que se muestra por todas las obras y, por extensión, llenan los espacios donde ellas se presentan y que se nos ofrecen como una suerte de juegos de color que inundan de bellos tornasoles una exposición de la que el espectador no puede salir indiferente.

No nos puede sorprender que Simon Zábell sea el autor elegido por Óscar Alonso Molina para el proyecto Conexiones. El artista, profesor de la Facultad de Granada, es un seguro ejecutor de una obra pulcra, intensa, sabiamente configurada y llena de los máximos intereses formales. Y ese dibujo organizativo y exigente que encontramos en la obra de Zábell bien supone la posibilidad de poder estar entre los importantes artistas que tienen al dibujo como el válido caparazón arquitectónico de una obra llena de solvencia y trascendencia.

simon zábell

Museo ABC de Madrid

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios