Un dramaturgo alicantino denuncia irregularidades en el Premio Guadix

  • Antonio Cremades critica que el fallo del jurado designara ganador del certamen Mira de Amescua al presidente de la entidad organizadora, Jorge Crespi

La primera edición del Certamen Nacional de Textos Teatrales Antonio Mira de Amescua llevada a cabo en Guadix, organizada por la Federación de Teatro de Andalucía Oriental (FTAO), ha levantado una polvareda de polémica a causa del fallo del jurado, que ha concluido eligiendo como obra ganadora la pieza dramática del propio presidente de la Federación, el escritor Jorge Crespi Mateu, titulada Prisioneros.

El dramaturgo alicantino Antonio Cremades, que resultó finalista con su obra Pasatiempos, ha denunciado el fallo del premio al considerar "poco ético que el ganador del certamen, Jorge Crespi, sea el presidente de la Federación de Teatro de Andalucía, entidad que convoca dicho premio", dotado con 2.000 euros y la posterior publicación de la obra.

Crespi también figura como asesor técnico del certamen y tiene la potestad de nombrar, con su junta directiva, a los miembros del jurado "en el supuesto de que alguna Diputación no designase a su representante en el jurado de este premio", según se recogen las bases del certamen litearario.

En el caso de la Diputación Provincial de Jaén, actuó como miembro calificador Anna Navarro Sanz, de la Escuela de Teatro Clásico y Contemporáneo de Barcelona, y en el caso de la Diputación de Málaga, José María Llavería Planelles, de la Federación de Grupos Amateurs de Teatro de Catalunya, ambos organismos afiliados a la FTAO. Navarro puntuó con 52 puntos la obra de Crespi y con 36 a Pasatiempos, mientras que Llavería calificó en primer lugar con 58 puntos a Prisioneros y en segundo lugar con 29 a la obra de Cremades. Las puntuaciones de estos dos jurados marcan "unas diferencias de Prisioneros con respecto a las demás obras muy sustanciales", sostiene Cremades, y "fueron definitivas para que Crespi ganara el premio por sólo 12 puntos de diferencia".

Crespi fundó la asociación Xaris, que cofundó la Federación de Teatro Amateur de Cataluña en 1987. Además, la FTAO mantiene un convenio de colaboración con la Federación de Grupos Amateurs de Teatro de Catalunya; algo que para Cremades supone una "extraña coincidencia, muy sospechosa".

La última "coincidencia sospechosa" se halla en la propia obra en sí. La pieza de Crespi, Ensayo de luz y tiniebla, de 1978, está inspirada en la Balada de la cárcel de Reading de Oscar Wilde y Prisioneros versa sobre el proceso judicial que llevó a Oscar Wilde a la cárcel.

No obstante, las bases permiten la participación de "cualquier persona residente en el estado Español que lo desee", aunque Cremades considera "vergonzoso que el ganador del certamen sea el presidente de la entidad que convoca el premio". A pesar de todo, la FTAO ya ha comunicado a Cremades que el fallo es inapelable. Pero el aura de polémica que ha ensombrecido la primera edición quizá ya no se disipe.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios