El embrión del cine

  • El Centro Cultural Gran Capitán acoge la muestra 'Ilusión y movimiento', sobre los orígenes del cinematógrafo a finales del siglo XIX

El nacimiento del cine, o mejor dicho, su estado de gestación, fue una de las cosas más fascinantes que ocurrieron a finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX. Un coleccionista catalán, Josep María Queraltó, se dedicó a indagar sobre aquellos tiempos y a conseguir cuantos artilugios pudieran estar relacionados con el mundo de la gran pantalla. El resultado forma parte de la exposición Ilusión y movimiento. Los orígenes del cinematógrafo que, desde ayer y hasta el próximo día 26, puede contemplarse en el Centro Cultural Gran Capitán. Son los embriones del cine.

La muestra, que se enmarca dentro del Festival Internacional de Cine Clásico de Granada, Retroback, ofrece la posibilidad de contemplar artilugios como el primer cinematógrafo inventado por los hermanos Lumiére y construido por la empresa Carpenter. "Sólo se hicieron 400 aparatos, y uno de ellos está hoy en Granada", explicó Josep María Queraltó. Se trata de una pequeña caja que podía filmar, hacer copias y proyectar una película.

Pero no es el único artilugio de interés entre las 20 piezas (de las más de 20.000 que ha recopilado Queraltó) que se exhiben en el Centro Cultural Gran Capitán: aparatos para la proyección de sombras chinas, aparatos para las sombras francesas, que se hacían con planchas de zinc y que servían para entretener a las realizas de España y Francia del siglo XVIII... La exposición es todo un viaje a un mundo fascinante.

"Los hermanos Lumière no sólo inventaron el cinematógrafo", explicó Queraltó. "También inventaron la fotografía instantánea, la manera de captar una imagen rápidamente. Al hacer varias instantáneas seguidas, se podía crear la sensación de imagen en movimiento". Eso daría lugar a la aparición del cine en 1896.

En la exposición, los visitantes podrán contemplar piezas originales de la colección de Queraltó y que incluyen sombras chinas europeas, zootropos, linternas mágicas o praxinoscopios, inventos que jugaron un papel primordial que desencadenaría en la creación de los hermanos Lumière.

En la muestra se pueden ver también seis filmaciones que para que el visitante pueda saber cómo funcionaban esos artilugios en sus tiempos, así como todos los subsistemas de proyección que se utilizaron en lo que se llamó el "pre-cine".

El toque más innovador lo pone una pantalla con tecnología actual que permite al espectador visualizar imágenes en tres dimensiones sin necesidad de gafas estereoscópicas. Mediante un proceso de manipulación digital, la pantalla reproduce antiguas placas estereoscópicas de la época provocando una impresión visual similar a la que se podía obtener mirando a través de un visor especial.

También se ofrecen once filmaciones de comienzos del siglo XX de directores como Eduardo Gimeno Correas, Segundo Chomón o Georges Meliès, cuyas películas fueron realizadas utilizando el cinematógrafo.

A la inauguración de la muestra, organizada por el Ayuntamiento de Granada y patrocinada por la Obra Social de CatalunyaCaixa, asistió el alcalde, José Torres Hurtado, quien destacó la importancia de la muestra y el hecho de que el festival Retroback se ha convertido en uno de los más importantes en torno al cine clásico. En la edición de este año, el certamen, que se celebra del 17 al 28 de febrero, habrá un homenaje especial al actor Marlon Brando y un recuerdo al cineasta Luis García Berlanga.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios