La fusión africana de Namu en el Club Magic

El Club Magic mira hacia el continente africano con la propuesta que trae esta noche al ciclo de jazz que programa cada miércoles. Namu, que así se llama la banda, surge en Granada fruto del encuentro de varios músicos de procedencias diversas pero todos con gran experiencia en el campo del jazz de fusión. En 2014 el guitarrista Eneko Alberdi, sin duda uno de los más activos, inquietos y eclécticos músicos de la escena granadina, no solo del jazz, pues participa en otros proyectos más escorados hacia el rock, se plantea uno nuevo junto al cantante maliense Ibrahim Diakate.

Pronto surge la alquimia entre ambos para acometer un trabajo de hondo sabor africano, en el que se mezclan influencias tradicionales de Malí con el legado del rock y del jazz. Ante las enormes posibilidades que le ven a la mezcla, reclutan al batería Alfredo Sarno, el bajista Joan Masana y al flautista Valentín Murillo, todos músicos de contrastada solvencia cuya conjunción destila una fusión en la que se entrevé el influjo del rock, del jazz y del funk contaminadas de esencias africanas.

El material del grupo parte de las composiciones de Ibrahim en Bambara, su lengua materna, junto a otras extraídas de la extensa tradición musical de Malí. Con los arreglos que le aportan tan experimentados músicos se convierten en temas frescos y enérgicos, donde se reconocen elementos que van desde el blues del desierto de Ali Farka Toure hasta pasajes más tradicionales y líricos, que nos pueden hacer evocar a otros cantantes de África Occidental, como Salif Keita o Oumou Sangare.

La banda aprovecha también la formación de sus músicos adentrándose en improvisaciones y apasionantes diálogos entre todos los instrumentos, siempre reforzados por su propia capacidad para ejecutar coros al mismo tiempo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios