Arte hoy

La inspiración del membrillo

  • La artista madrileña Mar Garrido, una amante de la naturaleza, se pierde en los campos de Granada para traer una muestra de fotografías minuciosa y detallada: 'La piel de la tierra' que acoge la galería Espacio Arrabal & Cía

La conexión con la naturaleza. Una vuelta a la vida terrenal. La fusión de los cuerpos. Son varias de las ideas que traslada la fotógrafa madrileña Mar Garrido en una colección de imágenes que expone en el Espacio García Arrabal. La piel de la tierra da nombre a la muestra en la que retrata las distintas fases de maduración de una fruta tan común y especial como puede ser un membrillo.

Dulce como ella misma, la muestra, que está integrada por una veintena de fotografías y una instalación con cinco videocreaciones, personaliza y da vida a unos "seres vivos" que relucen en los campos desde que nacen, caen de su dueño, el árbol, y se liberalizan en el suelo. Es entonces cuando toman contacto de nuevo con la materia que les vio nacer y se aposentan, se mueven, se esconden, juegan y se funden con la esencia de su cuerpo, la tierra.

De una forma metafórica y surrealista Garrido habla del membrillo, al que ha elegido al azar y también porque lo considera una fruta con mucha vida, como podría hacerlo con cualquier otro elemento de la naturaleza, ya que para la artista es su principal fuente de inspiración. Todos sus elementos suscitan en la autora un interés para encontrar la sencillez de la que se apodera y ofrece a través del lenguaje artístico que maneja las distintas visiones e historias que puede contener un elemento tan simple como puede ser un membrillo.

Con forma de fotografía,experimenta un viaje transitorio por la vida de un fruto que yace en el suelo. En sus paseos por el campo, confiesa que se paraba para fotografíar cómo un membrillo "se escondía bajo unas hojas, cómo otro se asomaba a la vera de un río o permanecía bajo las aguas como una Ofelia cualquiera". Son las historias y los juegos con los que fantasea Garrido y le da una explicación a las escenas. Pero examinándolo desde un punto de vista más simple se trata de una colección fotográfica que muestra los rasgos más puros que a veces pasan desapercibidos. Las texturas y colores que ofrecen las hojas en los meses de otoño, las luces y brillos que se cuelan entre las ramas de los árboles, el color de la tierra y su forma. En la fotografía de Garrido casi se palpan los sentidos, la rugosidad de las hojas, la suavidad de los frutos... todo debido al gran trabajo de precisión y detalle que ella -entre risas- asemeja a lo que podrían ser los tradicionales bodegones de Zurbarán.

Casi con un estilo barroco, pero sin recargar los escenarios, la autora sólo se para a retratar lo que se encuentra ante sus ojos en la naturaleza que la rodea. Además de fotografías, Garrido completa la exposición con una videoinstalación que se proyecta continuamente en la sala y completa el resto de la muestra con unos sonidos orgánicos como el viento y el sonido del mar. Son cinco vídeos de pocos minutos, entre ellos, Habitación del sueño, Ceremonia y Se van al agua, en los que a modo de transición de imágenes, pinturas y dibujos, transmite como hechos tan cotidianos como preparar una taza de te puede convertirse en una ceremonia: cómo se calienta el agua, hierve, el burbujeo, y después se tiñe de un color que forma parte de la esencia de su sabor. Con el mismo título de la exposición incluye un vídeo en el que se observan los contrastes de culturas y colores a través de imágenes de manos que entrecruzan sus dedos y otras, como la de un hombre de color, se une cara con cara con un bebé de tez blanca. Esta fotografía es una de las que causa mayor impacto en el público, al igual que el vídeo en el que retrata el proceso de cambio de la naturaleza. En su obra, uno de los temas por los que demuestra gran interés y preocupación es el cambio climático y la acción humana destructiva sobre el mundo.

Un total de 23 fotografías y cinco vídeos componen la muestra de Mar Garrido, una artista madrileña asentada en Granada que imparte clases de Dibujo en la Facultad de Bellas Artes y que ha basado su carrera sobre todo en el ámbito audiovisual. Anterior a esta exposición, la autora ha llevado sus trabajos a distintos puntos del mundo, pasando desde la capital española a la norteamericana, y por ciudades como Bogotá, en Colombia. Además, Garrido ha expuesto de forma habitual sus creaciones en la Galería Ob-Art de Barcelona y se ha encargado del diseño infográfico y de la realización de algunos programas de TVE como 'Thats English'.

La piel de la tierra traslada a la vida terrenal a través de los dintintos sentidos y formas del arte. Hasta el 31 de marzo se podrá visitar la muestra en el Espacio Artístico Arrabal&Cía, de lunes a viernes de 18.00 a 21.00 horas, un lugar para el encuentro cultural.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios