La ley de mutabilidad de Alejandro Gorafe

  • El artista inaugura en la Sala Alta del Palacio de Condes de Gabia la exposición 'El silencio de los objetos', que podrá visitarse hasta el 3 de julio

El artista plástico Alejandro García del Saz, más conocido como Gorafe (Granada, 1962) regresa a uno de los espacios clave del arte contemporáneo granadino, la Sala Alta del Palacio de los Condes de Gabia, donde tienen cabida tanto las jóvenes promesas de la Facultad de Bellas Artes como los artistas consagrados. Fue en 1999 cuando Gorafe expuso por primera vez en este emblemático edificio granadino, sede de la delegación de Cultura y Memoria Histórica y Democrática de la Diputación de Granada. Ahora, 17 años después, en plena madurez artística y creativa, Gorafe regresa con una exposición de su última obra.

La diputada provincial de Cultura y Memoria Histórica y Democrática, Fátima Gómez,señaló durante la presentación que El silencio de los objetos es un nuevo reto para Alejandro "Gorafe", con un hilo conductor que es el metal como elemento vinculante, mediante el cual nos quiere representar el vacío y la nada, lo tangible y lo intangible, lo visible y lo invisible".

El propio Alejandro Gorafe subrayó que regresar a Condes de Gabía le ha supuesto "una emoción impresionante y mucho nerviosismo, porque me he reencontrado con muchos amigos de entonces y con otros nuevos que han apoyado este nuevo proyecto". Gorafe ha reconocido que su obra ha evolucionado bastante durante estos 17 años, "porque he suprimido los títulos, que antes eran el cincuenta por ciento del mensaje de la obra, y muchos elementos compositivos para quedarme solo con la esencia, hasta llegar al borde del vacío y del abismo".

La comisaria de la muestra, Concha Hermano, indicó que "lo más destacable de esta nueva exposición es la búsqueda constante de la inmaterialidad, sobre todo en el campo de la escultura, mediante el conocimiento y el dominio de las leyes de mutabilidad de los elementos" y ha destacado la gran influencia que tiene en Gorafe el "ready-made" (arte encontrado) y los dadaístas, por ejemplo en piezas como la trilogía de Santa Cleta, "una intervención absolutamente irónica y audaz".

La exposición El silencio de los objetos, que adopta el título de una instalación específica ideada para la Sala Alta, reúne una selección de obras realizadas entre el año 2006 y 2016 que exhiben la sutileza y el rigor de este conocido artista visual. La muestra gira en torno a tres ejes argumentales: la idea de artificio, la trama constructiva y la representación del vacío, tres conceptos unidos bajo un mismo hilo conductor físico, el metal y otro que es la trama invisible de los objetos. Se trata, en realidad, de una selección de piezas de las series Juegos de artificio y Titiritañas, junto a la nueva serie bautizada con el título Atrapavientos.

En Juegos de artificio, el artista desarrolla con audacia el significado entendido como habilidad en unas piezas de tela metálica que forman unas cartografías sobre el plano y en una segunda parte tridimensional, investiga en la curva y el círculo con el ensamblaje de muelles y tela metálica originando unas obras de perfecta simetría y exótica belleza que recuerdan algunos iconos de la Alhambra. Gorafe despliega su talento en Titiritañas, unas maquetas arquitectónicas que tienen una nueva dimensión espacial. En su etapa de madurez artística y creativa, Gorafe continúa evolucionando e investigando en la búsqueda de la inmaterialidad y del vacío. Y en este proceso surge la serie Atrapa-vientos, un conjunto de esculturas tridimensionales ensambladas con varillas de acero y remaches que presentan formas geométricas y otras simbólicas. Completa la instalación de Atrapavientos una proyección de video con la imagen de un cielo que recrea el movimiento y la atracción de un paisaje surrealista.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios