La madurez del audiovisual

  • La empresa granadina Greyman Studios, creadora de videojuegos como 'Alhambra Quest', acaba de ser premiada en el Festival de Málaga con el corto 'Garbanzos con azúcar'

La implicación de España en el mundo de los videojuegos ha ido desde sus inicios de menos a más. El auge de la industria en los años 80 y los ingresos que estos comenzaron a generar alrededor del mundo provocó que muchos españoles aficionados al mundillo de los videojuegos comenzasen a hacer sus primeras incursiones en la industria, algunos como pequeños proyectos caseros semiprofesionales y otros como verdaderos adelantados a su tiempo.

A nivel local, en Granada se ha vivido una continua crisis en el sector, con empresas que tan pronto se iniciaban en el sector como se veían obligados a echar el cierre por falta de apoyo y de ingresos. Viendo las cifras económicas que se generan dentro de la industria, muchos se preguntan por qué no existe una industria española a la altura de la que podemos encontrar en los países de nuestro entorno como Francia, Reino Unido o Alemania. Preocupa cómo las administraciones públicas y en concreto los sucesivos gobiernos no han decidido apostar por fomentar de la forma que sea el desarrollo de videojuegos, tratando de impedir así que el gran talento de nuestros jóvenes profesionales se vea forzado a emigrar para poder hacer lo que realmente quieren hacer: trabajar en algo para lo que hace falta pura pasión y una dedicación casi religiosa pudiendo vivir de ello de forma digna.

Una de las empresas que ha logrado sobrevivir y que está logrando paso a paso su sueño por medio de sus historias se encuentra en Granada y se llama Greyman Studios. Fundada por Máximo Martín, la empresa granadina está compuesta por profesionales de perfil tecnológico con amplia experiencia en sectores del ocio y tecnología. A la hora de hablar de los inicios de Greyman Studios, Máximo Martín aclara que una de las ventajas que tuvo la empresa fue "contar con un equipo con tantos años de experiencia a sus espaldas". En las filas de Greyman Studios se encuentra gente "con más de 15 años de experiencia en empresas del gremio, tanto del cine de animación como del videojuego". La formación académica para poder formar parte de una empresa que se dedique a lo audiovisual y tecnológico es esencial, pero Máximo también añade que "es importante la voluntad. "Es necesaria pasión por lo que haces, aparte de las aptitudes técnicas y artísticas". Hace apenas unos días, un trabajo de la factoría granadina, Garbanzos con azúcar, ha sido premiado como el Mejor Cortometraje Documental en el Festival de Málaga.

La parte económica es una de las importantes cuando una empresa se inicia en la Industria de los videojuegos, y la financiación es un tema que preocupa a quienes dan sus primeros pasos en el mercado. En Greyman Studios la motivación principal es "sacar productos de sello propio, y para poder hacerlo se necesita dinero". Para conseguir este apoyo, Greyman Studios presta servicios a otras empresas, y estos le reportan unos beneficios "que se reinvierten en los siguientes proyectos", explica Máximo Martín. En Greyman se han realizado colaboraciones con Puleva o Danone, entre otras empresas españolas, aunque ante la falta de inversión, tanto a nivel nacional como local, se ven obligados a recurrir a colaboraciones con extranjeros. "España no es un país especialmente evolucionado en el mundo financiero para apostar por mercados emergentes, a pesar de que es un mercado que está cobrando protagonismo. Por esto nos movemos con patrocinios fuera de España", explica el fundador de la empresa.

Pese al auge que se está viviendo en el mundo de los videojuegos y las numerosas inversiones que se realizan en el resto de países, Máximo lamenta que "nosotros solo nos hemos beneficiado de pequeñas subvenciones por parte del Estado, pero son insuficientes para soportar los costes de producción". Pese a ello, la situación en nuestro país parece que está empezando a cambiar, y tal y como afirma el director general de Greyman "ahora está habiendo una concienciación social y se está empezando a tomar en serio el mundo digital, fijándose más en los modelos de países extranjeros". El mercado en España es complicado y muchas son las empresas que han fracasado en su intento de establecerse cómodamente en la industria del videojuego. Con la situación actual en nuestro país, y sobre todo en Granada, "no es posible vivir sólo de los videojuegos siendo una empresa nueva. Si eres una empresa consolidada si es posible, pero ni siquiera nosotros hemos llegado a ese punto, es uno de nuestros objetivos".

Debido a esta dificultad para sacar grandes producciones adelante, en Greyman Studios recurren a otro mundo emergente dentro de lo audiovisual, el mundo transmedia. "Lo transmedial te permite aprovechar el material común y, sobre todo, funciona como vía de realimentación entre los distintos productos". Un ejemplo de esto es el videojuego Alhambra Quest, proyecto de narrativa transmedia en el que la historia se despliega a través de varios medios y plataformas de comunicación. En Alhambra Quest se complementan y retroalimentan una webserie, una aplicación móvil que es un juego y varios perfiles de redes sociales que nos acercan a la historia de la Alhambra, a través de la leyenda de El mago y la princesa de los Cuentos de la Alhambra de Washington Irving. La idea, según Máximo, "era promocionar el videojuego con la serie y viceversa".

Pero los avances tecnológicos en el campo audiovisual son continuos, y en Greyman Studios quieren seguir innovando dentro del campo de los videojuegos. Ahora se encuentran inmersos en su nuevo videojuego, titulado Eject Play. El proyecto se encuentra en una fase de preproducción que finalizará en mayo "para luego pasar a la fase de financiación", comenta el fundador de la empresa. Desde Greyman esperan que la financiación "se consiga en unos tres o seis meses, para poder empezar este último trimestre la producción del juego, a vistas de publicarlo a mediados del año que viene".

Mientras tanto, Greyman Studios seguirá prestando servicios a otras empresas, además de seguir involucrados activamente en su colaboración con la Universidad de Granada. "Con la UGR el año pasado colaboramos con Alhambra Quest y este año tenemos dos proyectos con ellos. Un juego que intenta favorecer el conocimiento y la visita al patrimonio universitario, juego con móvil de geolocalización. El otro es un juego de apoyo al aprendizaje de la actividad lecto-escritura". En Greyman siempre han tenido como meta el realizar productor que además de un carácter empresarial tuviesen una implicación moral y humanitaria. Prueba de ello es la aplicación para móviles Hospital Friends, cuyo principal objetivo es familiarizar a los más pequeños con los hospitales para que la estancia en ellos les sea más llevadera. La aplicación, que se puede descargar en dispositivos iPhone y Android, presenta tres tipos de actividad para que estos niños conozcan el funcionamiento de los hospitales y de los instrumentos que utilizan los facultativos para restarle ansiedad a las intervenciones quirúrgicas.

Tanto a nivel nacional como local, muchos son los emprendedores que miran con envidia al extranjero, comprobando como son muchas las personas que logran cumplir su sueño de dedicarse al desarrollo y la producción de videojuegos. A estos nuevos desarrolladores que desean comenzar ahora en la industria, Máximo Martín les recomienda "aceptar que el camino no es fácil, no se puede esperar que el primer producto sea un éxito instantáneo". Pese a todas las dificultades que conlleva sacar adelante un proyecto y que este no obtenga el éxito esperado, el director de Greyman Studios es optimista y anima a aquellos que quieran iniciar su propio proyecto "a no tirar la toalla. Es normal que haya dificultades, por eso es importante ir con prudencia, siempre, y amar lo que haces para poder sacarlo adelante".

Profesionales hoy conocidos dentro del sector como Gonzo Suárez, Paco Menéndez o Paco Suárez comenzaron a hacerse un nombre dentro de la industria a través de sus videojuegos y sus colaboraciones con las grandes desarrolladoras, casi siempre en forma de conversiones de productos a distintos soportes.

Sin embargo, mientras que en el resto de países se fue conformando una verdadera visión empresarial en torno a los videojuegos, con el nacimiento de verdaderas corporaciones dedicadas al desarrollo de videojuegos y a la producción audiovisual , en nuestro país solamente destacaban tres o cuatro personas que hacían auténticos malabares para programar sus pequeños proyectos. Así, hoy vemos como las grandes potencias mundiales cuentan con grandes estudios y multinacionales que se dedican a la producción y distribución, ya no solo de videojuegos, sino de diversas producciones audiovisuales, mientras que en España contamos con un par de desarrolladoras que tienen que exiliarse fuera de nuestras fronteras para poder realizar sus productos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios