'La pantera rosa' 'desdramatiza' la Berlinale

  • La sucesión de tropiezos de Steve Martin arranca las carcajadas del público

El hilarante sentido del humor de Steve Martin arrancó ayer carcajadas en la Berlinale con la estrafalaria sucesión de tropiezos de La Pantera Rosa 2, pese a que más de uno echó de menos a Peter Sellers, el mítico y primer inspector Clouseau. Encarnando al Santo Padre, zapateando como torero enmascarado o prendiendo fuego a restaurantes, Martin repite en el papel de torpe e intrépido policía a la caza del ladrón del valioso diamante 'La pantera rosa'.

Con el apoyo de su ayudante, al que da vida el genial Jean Reno, Clouseau pone sus particulares habilidades detectivescas al servicio de un grupo internacional de investigadores, compuesto por Andy García -en el papel de seductor italiano-, Alfred Molina y la actriz india Aishwarya Rai.

El histrionismo de Martin es al mismo tiempo el principal atractivo, para unos, y la mayor carga, para otros, de una película que busca "suavizar" las maneras del inspector, con clases particulares sobre cómo reducir sus desacertados comentarios sexistas y xenófobos.

John Cleese y Jeremy Irons forman parte de un elenco que, sin mayores pretensiones, entretuvo durante una jornada más bien ligera, como contrapunto a los dramas sociales y políticos, tan habituales de la Berlinale. "Clouseau es el Hamlet de la comedia", afirmó Martin en rueda de prensa, en relación con la universalidad del personaje que inmortalizó Sellers y, por eso mismo, considera que pueden interpretarlo muchos actores, incluido él mismo.

Haciendo gala de su irreverente sentido del humor, el intérprete bromeó respondiendo con guasa a preguntas que iban dirigidas a sus compañeros -Reno, Ari y el director de la cinta, Harald Zwart- y se arrancó con el banjo, un instrumento con el que grabará próximamente un disco y que "casualmente" tenía escondido bajo la mesa.

Martin, que definió a la pareja detectivesca formada por Reno y él mismo como "los nuevos Laurel y Hardy", quiso quitarle hierro a las críticas que han recibido "desde siempre" sus trabajos y que atribuyó al "esnobismo" de los críticos. "Sin embargo, hay comedias que la crítica destroza y siguen ahí diez o quince años después. Simplemente, a la crítica no le van las comedias", apuntó.

Por su parte, Reno, que nació en Marruecos de padres españoles, se atrevió con el castellano y recomendó el buen humor como remedio a los tiempos de crisis. "Reirse es una cosa maravillosa y a todo el mundo le gusta", apuntó. Respecto a la escena en que Martin aparece ataviado con el hábito del Papa en el balcón del Vaticano, el actor afirmó que las bromas relacionadas con la Iglesia Católica tienen una larga tradición y que "son lo bastante listos para no tomárselo a mal". "Creo que probablemente la Iglesia perdurará más que esta película", bromeó.

Por su parte, Ari elogió la "maravillosa experiencia" que supuso participar en la La Pantera Rosa 2 y expresó su deseo de combinar sus apariciones en películas de alcance internacional con su trayectoria como estrella del cine 'made in India'.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios