El viajero apasionado

Un paseo por el movimiento del arte barroco

  • Ateneo Libertario organiza desde hace cinco años visitas guiadas por Granada y su provincia para difundir los bienes artísticos e históricos y fomentar nuevas relaciones sociales

El sentido del movimiento, los contrastes de luces, las pasiones, las escenas de éxtasis, los martirios... Contemplando los retablos de las iglesias el espectador puede asomarse a toda la intensidad del Barroco religioso. El grupo que participó el pasado domingo en la visita guiada organizada por Ateneo Libertario pudo comprobarlo en carne propia. La asociación cultural sin ánimo de lucro vinculada a la CGT organiza un domingo al mes, desde hace cinco años, un itinerario por Granada o por su provincia para dar a conocer el patrimonio histórico de la ciudad y permitir a la gente establecer nuevas relaciones sociales.

En ese lustro, las visitas han permitido a los asistentes profundizar en muchos de los secretos de Granada. Por ejemplo, han podido recorrer por la noche los alrededores de la Alhambra para escuchar las leyendas que encierran sus torres. También descubrir el Albaicín a través de sus aljibes, sus leyendas, sus iglesias... Además, la pasada edición Ateneo Libertario amplió su oferta a la provincia, en concreto a la zona de Guadix y la Calahorra. Y este año, ofertará la posibilidad de viajar a Baeza, Antequera y Almuñécar.

En la última propuesta, la del pasado domingo, el primer punto del itinenario fue la Iglesia de San Matías -situada en la calle homónima- en cuyo interior destaca el retablo de la capilla mayor. Realizado a mediados del XVIII por Blas Antonio Moreno, se trata de un monumental conjunto de madera sobredorada similar a otras obras tardobarrocas granadinas.

Dividido en tres calles, se adapta a la forma poligonal de la cabecera mediante un diseño cóncavo, que orienta la mirada del espectador a la calle principal, donde se desarrolla un programa iconográfico centrado en la presencia real de Jesucristo en la Eucaristía, uno de los temas preferentes de la espiritualidad postridentina. Además, este tema es el objeto principal del culto de la Hermandad de Esclavitud, responsable del encargo de la elaboración del retablo, por lo que su anagrama ocupa un lugar preferente en el frontal del altar mayor.

El siguiente hito fue el templo de los Santos Justo y Pastor, que está en la Plaza de la Universidad. Esta basílica del XVI con portada del XVIII que se levantó sobre una antigua mezquita alberga en su interior un curioso y espectacular retablo móvil en el altar mayor que ha sido recientemente restaurado.

Uno de los principales ingredientes del arte Barroco fue su búsqueda de una mayor intensidad y emotividad para atraer al público hacia lo religioso y lo sagrado. Para aconseguirlo, aplicó a los retablos recursos propios del teatro y de sus técnicas escénicas para alcanzar mayor efectismo.

En el retablo de la parroquia de los Santos Justo y Pastor de Granada, anteriormente iglesia de la Compañía de Jesús, el ostensorio podía girar mediante un mecanismo fácil de manejar, inventado por el hermano Francisco Díaz del Ribero, dejando ver por una cara la custodia con el Santísimo expuesto y por otra las imágenes de los Evangelistas, obras de Pedro de Mena. Además, las pinturas de las calles laterales hechas por Atanasio Bocanegra desaparecían dejando a la vista unos relicarios. También el lienzo de pintura instalado en el ático giraba para dar paso a un Crucifijo.

Después, el grupo de Ateneo Libertario visitó la Iglesia de San Antón, que se encuentra en la esquina entre Calle de Recogidas y Calle de San Antón. En San Antón hay retablo pintado en las paredes de la capilla mayor. En él destaca una Inmaculada obra de Atanasio Bocanegra y, a ambos lados, dos tallas de San Francisco Asís y Santa Clara de Asís obra del famoso Pedro de Mena. En las capillas hay también importantes tallas de Alonso Cano.

La visita se terminó en la Basílica de Nuestra Señora de las Angustias de la Carrera del Genil. De estilo churrigueresco, el retablo principal, Barroco, con mármoles incrustados, es un diseño de José de Bada.

Las leyendas de la Carrera del Darro protagonizaron el anterior recorrido organizado por Ateneo Libertario, que cuenta siempre con la colaboración del guía Rafael Villanueva, quien sugiere los temas de las visitas a la asociación. "Siempre hemos contado con él", cuenta Antonio Marruecos, vocal de Ateneo Libertario, quien señala que las explicaciones que se dan en las visitas "insisten en los temas técnicos e ideológicos de la producción artística del periodo. También en las cuestiones geográficas, que dan un tono muy singular a los comentarios".

Este año se organizarán nueve visitas y todas tendrán un precio de 5 euros. "El dinero lo destinamos a pagar al guía, porque la asociación no tiene ánimo de lucro", aclara Marruecos, quien también señala que sus actitivades tampoco tienen ninguna subvención.

Salvo que las visitas sean fuera de Granada -en cuyo caso es necesario apuntarse dos semanas antes-, no suele haber problemas de plazas. El número máximo es de 30 personas por visita, pero nunca suele sobrepasarse, según informa Marruecos. El único requisito para las visitas por la ciudad es mandar un correo a a ateneolibertariodegranada@gmail.com o estar 15 minutos antes en el punto de salida dispuesto a sumergirse en aspectos poco conocidos de la historia de Granada.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios