Un puente hacia Al-Andalus

  • La Fundación El Legado Andalusí muestra en el pabellón del Parque de las Ciencias una visión del patrimonio científico árabe y las distintas aportaciones de la civilización andalusí

Comentarios 1

Si como para Aziz Algosaibi, en cada vida hay una geometría secreta, ese inmenso mar de cuadraturas del saber que fue Al-Andalus hace siglos se descubre ahora en un viaje apasionante. La Fundación el Legado Andalusí, la Consejería de Cultura y el Parque de las Ciencias proponen en el Pabellón de Al-Andalus y la ciencia un recorrido único por el pensamiento de grandes científicos como Averroes, Azarquiel, Avenzoar o al-Zahrawi; los instrumentos que utilizaban; o las costumbres y modo de vida del mundo árabe-islámico de la época.

No se trata de un viaje al pasado ni la añoranza de un paraíso perdido. Es un paseo excepcional por el legado cultural y científico y su proyección en el presente y el futuro. Elementos lumínicos, maquetas, audiovisuales, mecanismos interactivos, sonidos y olores caracterizan los espacios del pabellón, convirtiéndolo en un lugar lleno de vida y con interesantes recreaciones y exposiciones de la importante civilización: destaca una gran maqueta de la Granada nazarí del siglo XV sobre la que a través de puntos de luz es posible localizar la medina, los arrabales, todas sus murallas, sus cementerios o sus baños.

El esplendor andalusí se refleja en cada rincón del pabellón con sus logros científicos en casi todas las materias. En las Matemáticas, adoptaron las cifras hindúes, introdujeron el cero y la noción de incógnita y desarrollaron el álgebra como disciplina independiente. En Astronomía, recalcularon la posición de los planetas. En Medicina, conocieron la circulación de la sangre y la función pulmonar... Un sinfín de conocimientos que fueron después transmitidos por múltiples territorios y que hoy suponen la base del desarrollo científico.

Integrado en el Macroscopio recién inaugurado, el pabellón ofrece en la exposición permanente Al-Andalus y las ciencias la posibilidad de aprender a manejar un astrolabio para encontrar la estrella más brillante de Orión -Betelgeuse, el hombro derecho del gigante-, mover una noria o descubrir el olor del arrayán, la albahaca o el azahar. El visitante puede, incluso, componer un mosaico andalusí gracias a un calidoscopio virtual o curiosear entre los instrumentos de cirugía utilizados por al Zahrawi.

Nada más entrar, una librería recoge numerosos títulos especializados en temas relacionados con el estudio y el conocimiento de la ciencia arabo-andalusí. La historia, la literatura, la filosofía, la música, la arquitectura y la sociología, entre otros muchos, son los ámbitos que se tratan en obras de grandes expertos de hoy como Juan Vernet o el filósofo e historiador del siglo XIV Ibn Jaldún. Es la introducción al conocimiento de Al-Andalus, que tiene su complemento ideal en los talleres que ofrece en el pabellón el Legado Andalusí, en los que los más pequeños pueden aprender las antiguas técnicas de algunas de las materias utilizadas por los sabios andalusíes: azulejos o taracea; elaboración de un caleidoscopio, caligrafía o numismática.

Los hitos históricos, las ciudades y los personajes más significativos de Al-Andalus son recordados a lo largo de un espacio que ocupa casi 4.230 metros cuadrados. Grandes pantallas reviven las grandes rutas del Califato, de Wahington Irving, o de al Mutamid en un lugar invadido por la música, perfecta acompañante. Tras ellas, los itinerarios culturales de Almorávides y Almohades, del Mudéjar y los Omeyas.

Pero el pabellón va más allá, ya que prevé realizar actividades culturales como encuentros científicos y seminarios a los que estarán invitados grandes expertos venidos de distintos rincones del Mediterráneo.

Proyecto Qantara

La primera exposición temporal que acoge el pabellón de Al-Andalus y la ciencia es Qantara. Patrimonio mediterráneo: transversalidades entre oriente y occidente. Se trata de un ambicioso proyecto integrado en la red Euromed Heritage (lanzado por la Unión Europea), del Instituto del Mundo Árabe (Francia) de las direcciones del Patrimonio y de antigüedades de Argelia, Jordania, Líbano, Marruecos y Túnez, y de la Fundación El Legado Andalusí.

Su principal objetivo es elaborar una base de datos, compuesta por mil elementos, consultable en internet que censa el patrimonio y los fondos artísticos de ambas orillas del Mediterráneo. Objetos, sitios arqueológicos y monumentos que abarcan un periodo que se extiende desde la Antigüedad tardía hasta la época moderna. Además de esta base de datos, el proyecto se completa con una serie de exposiciones y una publicación en francés, árabe, español e inglés. Qantara ha sido realizada por un consorcio integrado por nueve socios, Francia, España, Marruecos, Argelia, Túnez, Líbano, Jordania, Egipto y Siria.

Entre dichas exposiciones, se encuentra ésta que, bajo el nombre de Qantara (puente o pasarela), engloba un recorrido por la Ciudad y el comercio, el Arte de vivir, la Ciencia y saber y la Guerra.

Se trata de una visión global a través de numerosas piezas y vídeos. Entre los más interesantes se encuentran una Hoja de Corán, procedente de Túnez; un tocado de mujer, de Argel (siglo XVIII), un astrolabio planisférico del siglo XIII, de Fez, un capitel nazarí o una reconstrucción de un laúd árabe descrito en la Cantiga 170 por Alfonso X El Sabio.

Una treintena de piezas que pueden verse, la mayoría, por primera vez en España y que suponen un verdadero puente que trasciende las fronteras entre Oriente y Occidente.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios