elvira sastre. poeta

"Me da rabia cuando destacan mi condición de mujer joven antes que mi propio trabajo"

  • La escritora segoviana recitó en el Festival de Poesía junto a Sara Búho, Loreto Sesma y Chris Pueyo

  • Bécquer, Benjamín Prado y Ángel González están entre sus autores favoritos

La escritora segoviana Elvira Sastre posa antes de su recital en el Centro Lorca. La escritora segoviana Elvira Sastre posa antes de su recital en el Centro Lorca.

La escritora segoviana Elvira Sastre posa antes de su recital en el Centro Lorca. / carlos gil

-A sus 25 años ha publicado cinco poemarios, un libro en prosa y va camino de su primera novela. ¿Cómo se vive algo así?

-Con mucha sorpresa. Hay mucho trabajo detrás y algo de suerte. Sí que es cierto que desde el principio me ha ido bien. Ha habido gente que le ha gustado lo que hacía y me ha animado a publicar en papel. Estoy muy agradecida. Cada libro que publico lo vivo con la ilusión del primero.

-Representa a una generación de jóvenes poetas superventas que ha conseguido popularizar un género marginal. ¿Cómo se consigue convertir algo no muy leído en lo más leído?

-En mi caso, no he inventado un estilo de poesía distinto, ni he revolucionado el lenguaje. Escribo como los poetas que me gustan. Quizá es la manera de escribir, que es más cercana a la emoción, más directa y más comprensible. Aunque ya lo hacían los poetas de la experiencia como Luis García Montero, o Benjamín Prado y Ángel González. Ellos ya se decantaban por esta poesía, que por otra de un estilo más canónico. Sí que se ha intentando romper con una poesía nada accesible, esa que para entenderla tenías que hacer un esfuerzo intelectual superior y al alcance de muy pocos. El cambio sustancial ha sido el medio de difusión. Algunos hemos sabido aprovechar Internet. Funciona para promocionar tu trabajo. Ahora con estos canales la poesía ha llegado a gente que no sabía que le gustaba o que ni siquiera había leído en verso en su vida. Es absurdo que se nos critique por utilizar el ordenador. Es el medio, pero no el contenido.

-Algunas editoriales se han empeñado en fichar a autores con gran número de seguidores... Y muy poco talento.

-Es muy fácil ahora mismo tener seguidores en Internet y escribir de forma básica y poco original. Un seguidor no es un lector. Son términos distintos. Aún así, son las editoriales las responsables de lo que publican, no los autores. Lo que a mí me fastidia es que a todos se nos meta en el mismo saco por utilizar los mismos canales.

-Su verbo trabaja mucho los sentimientos, sus sentimientos. Baluarte estaba inspirado en una ruptura sentimental. ¿Entiende la poesía como un acto egoísta?

-Siempre he defendido que escribo para mí. Funciona a modo de terapia, y me desahogo con ello. Me ayuda a entender el mundo y a comprender las cosas. Me inspira una historia personal, pero también algo que me cuentan y genera en mí una emoción. Al final la poesía es un lenguaje íntimo y propio. Si fuera algo ficcionado hay otros géneros.

-¿A la hora de dar el salto a la novela le ha costado mucho? ¿Es tan intimista como sus poemas?

-Ha sido un reto. Es algo que me apetecía y a la vez lo veía muy complicado. Se publicará pronto. Tenía la misma sensación que cuando escribí mi primer poema.

-Además de escribir, es usted traductora. Leí su traducción de Otras maneras de usar la boca de Rupi Kaur, donde aparecen versos tan escalofriantes como éste: "La violación / te partirá / por la mitad / pero / no / terminará contigo". ¿Cómo de duro es traducir un poema sobre la violación?

-Cuando estoy traduciendo me mantengo al margen porque tengo que ser una figura invisible. Es la emoción de la autora que estoy traduciendo la que tengo que transmitir, no la mía propia. Como lectora me impresionó y me llegó mucho.

-¿Le daría para un libro la situación política de España?

-Sí, claro. Aunque me conmociona mucho más ver un desahucio que ver a un político robando. Me parece mucho más horrible lo primero. O ver a una anciana con una pensión bajísima. Si tuviera que escribir sobre política acabaría agotada.

-¿Y el feminismo?

-Bueno, sí. No considero que sean temas únicos. En ese sentido, el feminismo está en todo. Yo no hago un poema sobre feminismo, pero sí que hablo de esas cosas en mis poemas. Forma parte de mi día a día y son mis valores.

-Usted es mujer y joven. ¿La han tomado menos en serio por esto en el ámbito profesional?

-A nivel editorial, no. Me da muchísima rabia cuando hablan de mí y dicen: "Mujer y joven". ¿Por qué tienen que destacar eso de mí antes que mi trabajo? Depende de los matices con los que lo digan, ojo. Sí que es verdad que en este país se infravalora mucho el trabajo de los jóvenes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios