El surrealismo tiene estas cosas

  • El Guggenheim Bilbao exhibe durante seis meses lo mejor del legado surrealista · Engloba hitos de la pintura, escultura, moda, diseño, teatro, cine, arquitectura, decoración, mobiliario y publicidad

El surrealismo en estado químicamente puro brilla con luz propia en la España electoral por obra y gracia del Guggenheim. La exposición Cosas del Surrealismo, organizada por el Victoria and Albert Museum de Londres, coproducida por el museo bilbaíno y patrocinada por la Fundación BBVA, se convierte desde hoy, y durante seis meses, en una referencia señera del turismo cultural patrio.

Con 250 objetos, provenientes de colecciones públicas y privadas de todo el mundo (entre ellas la de Peggy Guggenheim), es una muestra muy ambiciosa que explora la influencia de uno de los más importantes movimientos del siglo XX en el diseño, la pintura, el teatro, el diseño de interiores, la moda, el cine, la arquitectura, el mobiliario y la publicidad.

Ello se aprecia desde los objetos diseñados por Salvador Dalí (de él hay más de 25 obras en la muestra) o la moda de Elsa Schiaparelli, a las pinturas de René Magritte, las piezas de Meret Oppenheim, los muebles de Isamo Noguchi o el vestuario creado por Giorgio de Chirico para Le Bal de Diaghilev; desde las cerámicas y pinturas de Joan Miró o Jean Arp, hasta las esculturas de Alberto Giacometti. Sin olvidar las joyas de Alexander Calder o los muebles de Carlo Mollino.

La comisaria de la exposición es Ghislaine Wood, quien la ha dividida en cinco secciones temáticas: El ballet, El Surrealismo y el objeto, La naturaleza se vuelve extraña, La exposición del cuerpo y El interior ilusorio. En el recorrido que hicimos ayer con ella subrayó la evolución que experimentó el Surrealismo desde su nacimiento como movimiento artístico de vanguardia políticamente radical hasta derivar en fenómeno cultural e incluso envoltorio para el consumo, lo que provocó un cisma entre sus integrantes, algunos excomulgados por su pontífice André Bretón. A juicio de Wood, "el movimiento surrealista produjo algunos de los objetos visualmente más intrigantes del siglo XX. Se apoderó de la imaginación popular y su fuerza sigue estando vigente".

Como complemento a la exposición, un espacio didáctico lo contextualiza y describe todo mediante textos e imágenes educativas, más un interactivo con música vinculada al movimiento y archivos de audio con testimonios de André Breton, Man Ray, Salvador Dalí y Tristan Tzara, entre otros. Y con talleres se dan a conocer los procesos creativos y técnicas de trabajo de estos artistas, amén de participar en un juego colectivo, el "cadáver exquisito", creado a partir de un entretenimiento de salón por los surrealistas pioneros.

BBVA es un puntal como patrocinador del Guggenheim Bilbao, que dirige Juan Ignacio Vidarte y recibe un millón de visitas al año. Ha apoyado la realización de exposiciones sin precedentes en España como China: 5.000 años; París: capital de las artes, 1900-1968; El Imperio Azteca; ¡Rusia! y, ahora, Cosas del Surrealismo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios