Enrique Oviedo

Trabajar por el comercio

COMO todos saben, ha sido ésta, en casi dos décadas, la primera vez que me he sometido a una votación para seguir presidiendo la Federación Provincial de Comercio de Granada, pues en las anteriores ocasiones no se formalizó candidatura alguna alternativa. Y debo reconocer, a toro pasado, que es una experiencia enriquecedora, pues obliga a pensar más las cosas, a valorar si merece la pena seguir o no, a medir el grado de aceptación que mi gestión durante todos estos años provoca en los compañeros comerciantes, pues la ausencia de otros candidatos puede entenderse de muchas maneras. Ahora sí, ahora sé que la mayoría, en número y no en simple hipótesis, de los asociados están conmigo y eso me hace mirar el futuro con optimismo y dedicar entusiasmo, trabajo, ilusión y fe a trabajar por los derechos e intereses del sector; como hasta ahora, pero con un nuevo ímpetu y con la misma ilusión de siempre.

El proyecto más importante de los próximos cuatro años es la construcción e inauguración de una nueva sede para nuestra organización, en los terrenos cedidos en escritura pública por el Ayuntamiento de Granada, al que le quedaremos siempre muy agradecidos por la importancia y valor de la cesión.

Mi programa es trabajar, trabajar y trabajar por el sector, por los comerciantes, porque crezca esta importante parte de la economía provincial, que crea puestos de trabajo, que reparte riqueza y que resiste los malos tiempos con fuerza renovada y una visión de futuro que en nada tiene que envidiar la de los mejores emprendedores. Y así va a ser, trabajaré, me comprometo a ello, durante los próximos cuatro años para presentarme entonces ante la asamblea con la cabeza bien alta y la sensación interior de que se han cubierto los objetivos y se han cubierto las etapas.

Para ello están en marcha diversos proyectos con las instituciones públicas, con la administración en sus diferentes niveles, en la línea que venimos defendiendo desde hace bastante tiempo: el comercio es fundamental para la provincia, sin las tiendas tradicionales moriría algo muy importante en nuestros pueblos y ciudades, y por eso merece la pena trabajar para sacar adelante este proyecto colectivo que es la Federación Provincial de Comercio, pues haciéndolo estamos contribuyendo, y de qué manera, a sacar adelante, también, esa ilusión colectiva que son los pequeños y medianos establecimientos comerciales como órganos vertebradores de la sociedad, como elementos insustituibles en el tejido urbano, como entes que crean canales sólidos de intercambio entre los vecinos de cada municipio. Todo ello, contando con un buen equipo humano y profesional.

Está en marcha el diseño de una nueva campaña para incentivar el consumo en tiendas 'de toda la vida' y la Federación va a continuar en su política de conseguir la máxima unidad institucional para que la idea cale en los consumidores, para que estos vean en el comercio tradicional algo propio que merece defenderse y apoyarse cada día.

Recojo, pues, el testigo, asumo la responsabilidad y animo a todos a trabajar conjuntamente. Como se dijo de la selección española de fútbol, ¡juntos podemos! Ya lo creo que podemos y lo conseguiremos entre todos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios