Quosque tamdem

Luis Chacón

luisgchaconmartin@gmail.com

Todo es franquismo

Para esa gente tan quisquillosa que es 'La Gente' todo lo que no les parece bien es franquista, fascista y facha

De un tiempo a esta parte no sé a quién le hace más ilusión que llegue la Semana Santa; si a los capillitas o a los laicistas. Porque hay que reconocer que es salir la Borriquilla y empezar a rasgarse las vestiduras la izquierda anticlerical. Ya saben que para esa gente tan quisquillosa que es La Gente todo lo que no les parece bien es franquista, fascista y facha. ¿Qué hay callos con garbanzos y no le gustan?; los callos son franquistas. Guardar la vigilia en Cuaresma es, por supuesto, franquista. Faltaría más. Ningún progresista la cumple. Es franquista y nacional-católico. Y además, impropio de un país laico y moderno. No les recuerdes que España es aconfesional porque entonces te espetan, desde una falsa e insoportable superioridad moral, que la Constitución es franquista. Y ya, si les dices que el comunismo no es que sea muy moderno, además de franquista, como sublimación etérea del concepto, te llaman facha.

La Semana Santa es franquista. Debió inventarla Franco cuando en su infancia ferrolana veía a los barquitos veleros partir hacia Cuba. La Legión es facha. Da igual que se creara en 1920 cuando Mussolini aún no había fundado el partido fascista. A ellos no les gusta y es puro facherío. Así, si un puñado de legionarios va al Hospital Materno-Infantil de Málaga a desfilar y cantar ante unos niños enfermos, la izquierda biempensante se alza en defensora de la infancia y arma la marimorena. Les resulta indiferente que los niños fueran felices y que sus padres estuvieran encantados. Nadie sabe mejor que ellos lo que es correcto. Luego, te cruzas por la calle Larios con un mocoso de pocos años cantando El Novio de la muerte y desfilando con su trompeta de plástico y te partes de la risa pensando en los pobres progres escandalizados.

La bandera española es franquista. Que la adoptara Carlos III en 1785 es pura anécdota. Como este año el Viernes Santo ha sido 14 de abril, la fiesta ha sido completa. Alcaldes del cambio izando banderas tricolores y escandalizados porque la rojigualda ondee a media asta desde el Viernes Santo al Domingo de Resurrección. Pregúntense ¿eso qué es? Exacto: franquismo nacional-católico. Les dices que es una tradición secular y que también se hace en Dinamarca o Grecia y les da igual, es franquismo. Así que no sé si deberíamos dejar las banderas a media asta indefinidamente y en señal de luto por la sensatez muerta que no resucitará nunca.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios