lapidario

El legado de 2015

EN tres meses comenzará a ser visible para los granadinos el proyecto de la Universiada de Invierno 2015. Por fin, tras dos años de espera, los planes traspasarán el papel y adquirirán forma gracias al ladrillo y cemento. Se materializará así el legado que este evento deportivo dejará en Granada, una ciudad en la que sus deportistas -sobre todo aquellos vinculados a los deportes minoritarios y no digamos ya los de invierno- están obligados a un sobreesfuerzo por la falta de instalaciones y de apoyo. Las infraestructuras que se crearán hasta 2015 no tienen como único destino ser cobijo de la Universiada, sino dotar a la ciudad y a la provincia de los medios necesarios para que surjan nuevos talentos deportivos que puedan representar a Granada incluso a nivel internacional. Eso, a largo plazo, porque a medio, la llegada de atletas de 52 países ha hecho que los hoteles marquen en rojo el mes de febrero de 2015. El lleno parece que está casi asegurado.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios