Ayuntamiento y Junta vigilarán el desmontado de la azucarera de La Caleta

  • El alcalde desmiente la denuncia realizada por IU, que afirmaba que el futuro Museo de la Caña de Azúcar estaba en peligro

"Tanto el Ayuntamiento como la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía estamos pendientes de los trabajos de desmantelamiento de la fábrica de azúcar de La Caleta". Así lo puso de manifiesto el alcalde de Salobreña, Gonzalo Fernández Pulido, durante la visita de inspección que realizó ayer, junto con técnicos de ambas instituciones, a las instalaciones fabriles.

El primer edil, tras reunirse in situ con los técnicos de Cultura y Urbanismo del Ayuntamiento desmintió la denuncia realizada hace unos días por IU, en la la formación afirmaba que el Consistorio no estaba al tanto de lo que estaba ocurriendo y que estaba en peligro el futuro Museo de la Caña de Azúcar que irá en dichas instalaciones.

"El desmonte se está haciendo conforme a la licencia otorgada, si bien el acopio de piezas debe mejorarse con el etiquetado y protección que exige el plan de desmantelamiento existente", declaró el alcalde de La Villa, quien añadió que "somos muy sensibles a la preservación de la fábrica y el futuro museo, tal como establece la figura de protección que recogió la Delegación de Cultura en su día, ya que constituye una de las señas de identidad de nuestro municipio".

Fernández Pulido lanzó un mensaje de tranquilidad a los vecinos y aseguró que desde el Ayuntamiento se llevarán a cabo inspecciones periódicas para velar por que el desmonte continúe de acuerdo al plan establecido "ya que no todos los edificios, ni toda la maquinaria están afectadas por el BIC" e instaba al representante de IU a no crear "alarmismo innecesario".

Según IU, la maquinaria afectada para la producción de azúcar en la Fábrica de La Caleta en Salobreña fue objeto de la declaración de BIC (Bienes de Interés Cultural), resolución aprobada por la Junta de Andalucía que "prohibía el desmantelamiento y desaparición de estos bienes, los cuales fueron inventariados por técnicos de la Delegación de Cultura". La formación de izquierdas recuera que "anteriormente, estas instalaciones y maquinaria estaban condenadas a su desmantelamiento para poder acceder a las ayudas de la C.E., como consecuencia del cese de la molturación de caña y producción de azúcar, lo cual fue impedido como consecuencia de la citada resolución de BIC".

Para Izquierda Unida, de forma "incomprensible" la Junta acuerda con Bruselas el desmonte de la maquinaria, como exigencia para la subvención. De ahí que hablaran con el propietario de la Fábrica, Joaquín Martín Montero, que dicen que les ratificó este extremo, pero que no tiene "ninguna obligación y tampoco ningún interés (debido al alto coste) en volver a montarla, lo cual ya de por sí es muy complicado, debido a la antigüedad y exclusividad de dicha maquinaria".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios