Medio Ambiente vigila los pantanos por el mejillón cebra

  • En abril apareció un ejemplar, muy dañino, en Los Bermejales

La Junta vigila el pantano granadino de Los Bermejales y el cordobés de Iznájar para evitar que la presencia de mejillones cebra "se convierta en un problema". Así lo afirmó ayer la consejera de Medio Ambiente, Cinta Castillo, quien dijo que, por el momento, no debe haber "ningún tipo de alarma".

Castillo ha insistido en que se está aplicando el protocolo de actuación que existe desde 2007 y ha recordado que se ha prohibido provisionalmente la navegación en los dos pantanos. Además, destacó que hay una coordinación perfecta entre el Gobierno, las delegaciones de Medio Ambiente de Córdoba y Granada, las organizaciones ecologistas y regantes, y ha reiterado que la Administración está "muy pendiente" para que el mejillón cebra no "se convierta en un problema", dijo antes de la inauguración de un congreso sobre Medio Ambiente en Córdoba.

La Consejería detectó el pasado abril la presencia de un ejemplar adulto de mejillón cebra en el embalse granadino de Los Bermejales. Al encontrarse en la misma línea de flujo desde la cabecera del río que el embalse de Iznájar, se prohibió navegar en ambos pantanos para evitar la proliferación de esta especia invasora, capaz de destruir los ecosistemas donde se instala. Además, se decidió que se llevaran a cabo actuaciones de limpieza de los materiales de investigación y muestreo en estos dos embalses y en los ubicados aguas abajo, como son los del Malpasillo, Cordobilla, Del Judío, Cantillana y Alcalá del Río.

El mejillón cebra es un organismo invasor originario del mar Caspio que se encuentra en casi toda Europa. Es muy dañino y capaz de originar cambios ecológicos drásticos en los ecosistemas y en los usos humanos ligados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios