El PP retoma el gobierno de Loja tras 12 años gracias al apoyo de CpL

  • El nuevo alcalde, Joaquín Camacho, cree que la alianza representa "el deseo de cambio" y el PSOE, la fuerza más votada, dice que ha habido un "fraude electoral"

Comentarios 11

El pleno de constitución del nuevo Ayuntamiento de Loja se celebró ayer sin sorpresas después del pacto de gobierno alcanzado entre el PP y Convocatoria por Loja. El popular Joaquín Camacho Borrego fue investido alcalde de la ciudad gracias a la suma de los ocho votos de su formación y los tres de los independientes. Once votos en total, frente a los diez que los socialistas dirigieron a su candidato, Andrés Ruiz Martín, designado tras la renuncia el pasado viernes de Miguel Castellano.

Es la primera vez en la historia democrática de Loja que no gobierna la lista más votada. Hasta ahora, todos los partidos vencedores en las municipales habían ostentado la Alcaldía, bien con mayoría absoluta o bien con en minoría.

Maestro de profesión, de 27 años, Joaquín Camacho se convierte en el alcalde más joven de la localidad. En su discurso de investidura, defendió la legitimidad del futuro gobierno "surgido de la pluralidad de dos partidos políticos" y que, a su juicio, da respuesta a la petición de cambio efectuada por la ciudadanía. "Hoy damos respuesta a ese sentimiento de cambio de quienes votaron a estas fuerzas políticas. Un cambio sin rencores y sin revanchas".

El nuevo regidor prometió un gobierno nacido "desde la exigencia de entendimiento que dictaron las urnas". Subrayó la necesidad de "unir fuerzas" para colocar el interés de Loja "por encima de las lecturas de partido y de nuestros propios intereses" y destacó la obligación de llegar a acuerdos y consensos.

Camacho tiene por delante la difícil tarea de gobernar un municipio asfixiado por una elevada deuda en sus cuentas públicas. En este sentido, se comprometió a tomar medidas de austeridad y control del gasto. "El dinero público es dinero de todos y debemos gestionarlo de manera adecuada". Y anunció como primera medida de su gobierno la reducción a la mitad del número de concejales liberados y personal de confianza. "Gastaremos menos en políticos y más en los ciudadanos", afirmó. También comunicó que pedirá informes económicos para averiguar el estado en que se encuentran las cuentas públicas "y a partir de ahí tomar las medidas oportunas".

El nuevo gobierno apuesta por el desarrollo económico que pasa por la mejora de los polígonos industriales y la implantación en la ciudad de empresas "que generen empleo". Propone la creación de polígonos industriales especializados, como el sector ecológico o el agroalimentario.

Se trata de un impulso económico que, según dijo Camacho, también se basa en el turismo y el comercio. Sobre esto, anunció la creación en el nuevo gobierno de una concejalía dedicada al comercio y a la industria. Además, el alcalde tendió la mano a la oposición, a quién invitó a un diálogo continuado.

Camacho concluyó lanzando un llamamiento a la sociedad: "Es el momento de la unión, es el momento de la regeneración. Todos estáis invitados a este interesante viaje con meta en el progreso real de nuestro municipio. Estamos a vuestro servicio", apostilló.

Para Antonio Ramón Molina, portavoz de Convocatoria por Loja, era "el momento" de realizar este pacto. "Era necesaria una regeneración democrática teniendo en cuenta cómo está la situación económica del Ayuntamiento". Dejó claro que se trata de un acuerdo "sobre programa" que "respeta las ideologías" de las dos formaciones. "No es un pacto de partidos, sino un acuerdo de acción y ámbito local sobre temas que están carentes de ideologías", aseguró.

Molina lamentó que "la actitud positiva" que a su juicio ha tenido el PSOE durante estas últimas semanas "no se haya producido los últimos años". "Es necesario mantener ese mismo espíritu en los próximos años aunque estén en la oposición", declaró.

Por su parte, el candidato socialista, Andrés Ruiz, defendió la legitimidad de su partido para gobernar al haber conseguido la mayoría de los votos. "Habría de haberse respetado la voluntad popular", lamentó. Ruiz calificó el pacto que le deja en la oposición de "fraude electoral", palabras que provocaron en el numeroso público abucheos y aplausos a partes iguales. "Quienes han perdido el voto desde la izquierda no deberían haberlo utilizado para gobernar desde la derecha", espetó el representante de un partido que llevaba en el gobierno local desde 1999.

Defendió la necesidad de un gobierno "fuertecapaz de llegar a acuerdos con otras instituciones. No son los mejores momentos para hacer experimentos. Sería desastroso un gobierno que no esté concentrado al 100% en los problemas de los ciudadanos, sino en las diferencias internas".

El socialista se mostró confiado "hasta donde sea posible" en buscar acuerdos respetando "la voluntad popular manifestada en las urnas". El ya ex alcalde de la ciudad, Miguel Castellano, aseguró que muchos lojeños están "indignados" con el acuerdo PP-CpL. "Es paradójico que algunos se pongan pegatinas de democracia ya y luego desde la minoría impongan un alcalde que no ha tenido ni mucho menos el respaldo de la ciudadanía". Aseguró que se ha "pisoteado" la democracia al no respetarse el gobierno de la lista más votada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios