Un informe detecta partículas de arsénico y mercurio en el aire cerca del Puerto

  • El estudio sobre contaminación, encargado por la Concejalía de Medio Ambiente y divulgado por IU, recoge niveles de partículas por encima del límite permitido

Los vecinos de los barrios próximos al Puerto de Motril están expuestos a niveles "superiores a los límites permitidos" de partículas de arsénico y mercurio, según afirmó ayer Izquierda Unida.

Así lo manifestó la concejal de IU en Motril, Daniela Paqué, quien presentó un informe sobre contaminación del aire en los barrios motrileños de Varadero y Santa Adela, los núcleos de población más próximos al Puerto de Motril.

El informe redactado por una empresa externa para la Concejalía de Medio Ambiente alerta de la presencia de partículas de arsénico y mercurio, "metales pesados que no pueden estar en el aire por los riesgos que conlleva para la salud de las personas", por lo que Paqué solicitó al Ayuntamiento que investigue el origen de la contaminación permanente "para cerrar si fuera necesario la actividad que produce la propagación de los metales pesados".

Según los datos aportados por la edil de la coalición de izquierdas, basados en los análisis de partículas tomadas por dos estaciones de seguimiento de la Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Motril, los límites máximos no pueden superarse más de 35 ocasiones al año mientras que en el dársena de motrileña "se ha excedido 114 veces entre abril y octubre del año pasado".

Paqué alertó de que la media de concentración de partículas perjudiciales para la salud en el aire es de 40 nanogramos por metro cúbico mientras que las dos estaciones de toma de muestras situadas en las proximidades de dos centros educativos "arrojan niveles superiores a los 103 nanogramos por metro cúbico cuando la normativa que entrará en vigor en 2010 reduce el máximo a sólo veinte".

La formación de Izquierda Unida en Motril ha pedido responsabilidades al equipo de gobierno de Motril, encabezado por Carlos Rojas (PP), porque, según explicó Paqué, los captadores de partículas, instalados en Varadero junto al Colegio de Educación Infantil y Primaria Pablo Picasso en el Parque de Bomberos y la otra estación medioambiental colocada en el Colegio Ave María de Santa Adela están inutilizadas desde noviembre y ya no recogen muestras.

Izquierda Unida relacionó los niveles de partículas en suspensión en el aire en el entorno del puerto con la incidencia de determinadas enfermedades --respiratorias, cardíacas y cánceres-- recogidas por informes del Ministerio de Salud y Consumo aportados por la formación política durante la rueda de prensa. En el mapa epidemiológico del Ministerio la comarca de la costa aparece con un nivel más elevado que el resto de la provincia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios