comarcas

233 millones para caminos, regadíos y proyectos de desarrollo rural

  • La Junta adelantará este año el 58% de un montante de 402 millones de euros, que pueden ejecutarse hasta el ejercicio 2023

Un cultivo de regadío en una finca. Un cultivo de regadío en una finca.

Un cultivo de regadío en una finca. / archivo

La Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural prevé cerrar el año 2017 con la convocatoria de hasta 232,9 millones de euros dirigidos, de un modo directo, a la mejora de regadíos y caminos y a la ejecución de proyectos de dinamización social y económica en el medio rural. Con ello, adelantará ya en este año el 58% de los 402 millones de euros que pueden ejecutarse con estos fines hasta 2023 con la meta de que los regantes, los ayuntamientos y los promotores rurales (a través de los Grupos de Desarrollo Rural) tengan "margen suficiente" para realizar las inversiones, requisito que exige el reglamento europeo para el abono de las ayudas, y para que éstas generen riqueza, innovación, sostenibilidad y empleo en el territorio "cuanto antes".

Así lo ha expuesto el consejero de Agricultura, Rodrigo Sánchez Haro, quien ha recordado que ya, en lo que se refiere a los regadíos, se han puesto a disposición del sector incentivos por valor de 66 millones de euros (de un presupuesto total de 96 millones). Junto a ello, ha anunciado que antes de que concluya el ejercicio 2017 estará en la calle una convocatoria de 40 millones de euros (de un total de 64 para todo el marco comunitario) para el acondicionamiento de caminos rurales. De este modo, tras el adelanto tanto de las bases reguladoras como de los fondos (en diciembre), las administraciones locales dispondrán también de tiempo para la preparación de las solicitudes y para la ejecución de las obras. El resto de los recursos se lanzarán en las anualidades siguientes, desde 2018.

Otro de los pilares es el programa Leader, con otros 126,9 millones de euros

Otro de los pilares de las políticas de desarrollo rural, según Sánchez, es el programa Leader, un punto en el que ven la luz a través del Boletín Oficial de la Junta de Andalucía tanto las bases de las ayudas a los promotores como la convocatoria de las mismas, lo que permitirá que puedan dirigirse ya a la ventanilla de los GDR que se distribuyen por toda Andalucía. En total, otros 126,9 millones de euros, "más de la mitad del montante estipulado para todo el periodo comunitario, que asciende a 242 millones de euros, cuando apenas acaba de echar a rodar".

El grado de ejecución, por tanto, desde la óptica del consejero, es "más que positivo". El responsable de Agricultura destacó, en este sentido, que "esta realidad no es exclusiva de estos fondos, sino que es la tónica dominante de las múltiples líneas de ayudas que conforman el Programa de Desarrollo Rural 2014-2020". Como muestra, ha ahondado en el ejemplo de los incentivos a la incorporación de jóvenes a la actividad agrícola y ganadera. "En este caso, la Consejería no sólo ha puesto ya a disposición del relevo generacional la totalidad del presupuesto asignado para todo el periodo comunitario, que constaba de 120 millones de euros, sino que lo ha aumentado en 35 millones de euros más", han defendido fuentes de la Administración autonómica. En definitiva, "una partida de 155 millones de euros ya al alcance de savia nueva y emprendedora que se niega a marcharse de su tierra".

Estos fondos llegan después de que el pasado junio, la exconsejera de Agricultura Carmen Ortiz presentara al comisario europeo de Agricultura y Desarrollo Rural, Phil Hogan, otra iniciativa para impulsar el relevo generacional en el campo, el proyecto piloto Agri-Hebe 2020. "Se trata de abordar de forma integral todo el apoyo que necesitan los jóvenes emprendedores en el sector agrario, a través de la integración de las herramientas que tenemos a disposición y otras nuevas, desarrollando una metodología dinámica, similar a la que se emplea en las start-up, que pueda servir de ejemplo para diseñar las medidas de apoyo en el marco post 2020", explicó entonces. El proyecto, diseñado a partir de las dificultades a las que se enfrentan los jóvenes para instalarse, consiste en cubrir las necesidades que se encuentran en tres fases concretas: identificación e impulso de la iniciativa emprendedora, implantación del proyecto y desarrollo empresarial. El objetivo es que hasta 2020 se instalen otros 2.020 nuevos jóvenes en explotaciones agrarias, en proyectos innovadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios