Los trabajadores de Limdeco estarán en huelga desde el día de Navidad

  • Los empleados pretenden que sus sueldos se equiparen al convenio provincial

Tras un último intento por llegar a un acuerdo con el Ayuntamiento en el Servicio Extrajudicial de Resolución de Conflictos Laborales (Sercla), el comité de empresa de Limdeco convocó ayer una huelga con carácter indefinido desde el 25 de diciembre en el servicio de recogida de residuos. Mientras los trabajadores de la empresa municipal de limpieza pretenden que sus sueldos se equiparen a los establecidos en el convenio provincial, el Consistorio se niega a elevarlos por encima de los salarios del resto del personal municipal, añadiendo que no los podría afrontar.

Aunque los trabajadores -englobados en los sindicatos CCOO, CGT y CNT- ya han definido una fecha de inicio de huelga, siguen abiertos hasta entonces a la negociación con el Ayuntamiento, aunque se muestran inflexibles respecto a sus demandas salariales. Para ello instalarán una mesa informativa con la finalidad de "acercar posturas". El presidente del comité de empresa de Limdeco, Juan Francisco Martín Medina, explicó que después de seis meses de negociación todo seguía "igual que al principio". La empresa, agregó, "sigue diciendo que no hay dinero y nosotros seguimos planteando la necesidad de llegar a la tabla salarial del convenio provincial".

Las secciones sindicales que han convocado la huelga aseguran que "no existe división en la plantilla", aunque reconoce que UGT y CSI-CSIF están "alineadas con la empresa". En un comunicado, manifestaron que la medida de fuerza "es la única salida que nos dan, al mantenerse por parte de la empresa una oferta que es calco de la que partíamos al comienzo de la negociación". Ésta consiste en una "congelación de los salarios, incrementando sólo el IPC a la mayoría de los trabajadores, a excepción del grupo de peones a los que se les incrementaría además siete euros al mes, y haciendo una mínima concesión en el tema de la jubilación anticipada".

El gobierno municipal motrileño sostiene que no se pueden atender las exigencias del comité de empresa porque, además del "agravio comparativo" que significaría respecto a los demás trabajadores del Ayuntamiento, las arcas municipales son objeto de un plan de saneamiento económico "que no permite elevar los salarios", según indicó el edil de Economía, José García Fuentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios