¿El último verano de Protección Civil?

  • Una protesta, en la que los voluntarios de las playas de Motril dejan vacías casetas y torretas de vigilancia de las playas, pone encima de la mesa si los ayuntamientos pueden costear el servicio

Ahora que la Agrupación de Protección Civil de Motril estaba más profesionalizada que nunca, las dudas se ciernen sobre su continuidad. Una protesta por el impago de dietas pendientes desde el año pasado ha llevado a unos 40 voluntarios a plantarse y no realizar el servicio habitual de playas, aunque están disponibles para emergencias. De hecho, permanecen en su nueva sede en el polígono industrial de la carretera de la Celulosa, en vez de en las casetas de las playas, pero los avisos se producen y salen a atenderlos como siempre. Ayer estuvieron en la concentración motera de los Gremlins o en las fiestas de Los Tablones, o el sábado en una deflagración con 13 voluntarios.

Lo que no están dispuestos es a estar 9 horas diarias "bajo el sol" 30 días al mes, como denuncian ellos, "en un trabajo ingrato, que no está pagado con nada", añade el concejal de Seguridad del Ayuntamiento de Motril, Manuel Ballesteros. Como recalca el responsable de la Agrupación, David Orihuela, del cual todos destacan la gran labor que ha hecho pese a llevar muy poco tiempo, "son voluntarios". De ahí que no perciban un sueldo, sin embargo, por realizar el servicio en la campaña de playas (y en Semana Santa) el Ayuntamiento les abonaba 30 euros diarios en concepto de dieta. Hasta el año pasado.

Según los voluntarios, el Consistorio les adeuda dietas desde la segunda quincena de julio del año pasado, las de Semana Santa de 2011, Cruces y de toda la campaña de playas de este año, que finalizará el próximo día 16. También se quejan de que los atrasos existían en Torrenueva, Carchuna y Calahonda y que, sin embargo, ya han empezado a percibir parte del dinero. Argumentan que no pueden permitirse el lujo de poner dinero de sus bolsillos, "costeándonos la comida o la gasolina de nuestros familiares".

De otro lado, el concejal del área asegura que "comprende" la protesta y se compromete a que les van a pagar, sin embargo, no puede decirles cuándo, en vista de la precaria situación del Ayuntamiento de Motril. El edil reconoce que delante de estos pagos está el de la abultadísima plantilla del Consistorio, al que muy a duras penas están haciendo frente mes a mes.

El viernes realizaron los voluntarios el aviso correspondiente al Consistorio acerca de la protesta que están protagonizando de manera indefinida, "hasta que nos escuchen las personas responsables de hacer los pagos". Algunos incluso dicen sentirse "la última mierda del Ayuntamiento". Y todos piensan piensan seguir adelante en sus reivindicaciones, hasta el final.

Esta protesta ha puesto de manifiesto un problema que se dará tarde o temprano en casi todos los consistorios y es si éstos podrán hacer frente a Protección Civil, tal y como se ha concebido hasta ahora. Puede que tener a un vigilante voluntario tan próximo como en la caseta situada en la orilla o en una torreta a pie de playa, sea algo que no se vea en los siguientes veranos.

Los voluntarios, si no perciben dietas para estar allí todo el día y tantas horas, no están dispuestos a realizar ese servicio. Y el Ayuntamiento también, según aseguran aquéllos, se está planteando el futuro de la agrupación. "Evidentemente, todo este tipo de servicios habrá que replanteárselos, ya que se ha gratificado cuando la situación económica lo ha permitido, pero habrá que estudiar el asunto en la federación andaluza y nacional", comenta Ballesteros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios